Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 3 de marzo de 2014

Almas y conTraTos V



El tiempo dejó de ser tiempo.

Victoria creyó estar escuchando los pasos de algún animal...
creyó que era él quien volvía, con su mirada perdida, su sonrisa inocente,  con su balbuceo inteligible sólo para ella, creyó que era él que retornaba con sus ropajes olvidados entre los ramajes del bosque, con una sandalia menos, ausente de todo, pero siempre dispuesto a volver a la cabaña donde ella le esperaba.

Se  asomó por la ventana y descubrió que eran pasos de otro ser, de otro hombre; gracias a su poder adivinatorio supo que respondía al nombre de Domingo,  era un intrépido aventurero que ahora  paseaba por el porche de la cabaña en apariencias  abandonada...

Victoria quedó paralizada, no movió un músculo, esperando que marchara, que se adentrara en el bosque o que siguiera su camino sin más.

Creyó que era él, arreglando algún desperfecto en las maderas, el que canturreaba, bebía agua y le pedía unos de sus brebajes, que era ya,  sólo lo que le saciaba la sed. 

Domingo entró y la vio entre la oscuridad, con ropajes oscuros y con demasiadas partes de su cuerpo al descubierto.
El hombre se disculpó por haber entrado en la cabaña  y advirtiendo  una falta de cordura, -quizás por la ausencia de comunicación con la civilización- intentó comprender porque una mujer tan joven quería vivir  en aquel lugar tan siniestro.

Creyó que era él que volvía a sus brazos, que volvía para entonarle esas palabras embriagadoras, que por fin había encontrado el camino, que por fin había escapado de las garras del inframundo.

Domingo se acercó a la mujer y pudo vislumbrar con sorpresa la belleza de su rostro, la belleza de su cuerpo.  La mujer permanecía inmóvil, petrificada, con la mirada fija a un suelo carcomido. El sonido del viento se colaba por alguna abertura de las ventajas, o por el abandonado tejado. Todo estaba descuidado, sólo la chimenea presentaba una imagen de cuidado y perfección; cada leño, cada llama parecía estar en el lugar adecuado.
El hombre se acercó con una actitud lasciva;  en mitad de la nada, en lo más profundo de una inmensa zona boscosa...  nadie se enteraría de que aquella belleza de mujer podría saciarle sus ganas.

Creyó que era él que volvía....   pero no lo era.

Victoria no movió un músculo de su cuerpo, tan sólo subió la mirada.
El hombre cayó fulminado.


Cuando Domingo despertó a orillas  del pantano, después de recomponerse del aturdimiento, se sentó un momento en una gran piedra intentando recordar lo sucedido, pero todo fue en vano, sólo recordaba aquel cuerpo semidesnudo y unos ojos diabólicos que lo miraron.  No había nada más en el recuerdo. Un terrible escalofrío le recorrió todo el cuerpo.
Descubrió que tenía sueltos los cordones de las botas. Los anudó. Fue entonces cuando descubrió una tumba, fue entonces cuando en la lejanía vio la silueta de la mujer de la cabaña que lo vigilaba en la distancia, fue entonces cuando salió corriendo como alma que lleva al  diablo y en su torpe huida se cayó en el lodazal siendo devorado por los caimanes.

Victoria se quedó a los pies de la tumba, sollozando, entonando palabras  al esqueleto del que yacía bajo tierra, pidiendo su vuelta.   Pero aquel esqueleto que una vez fueron 50 kilos de hombre nunca volverían, la parca se lo llevó una noche que perdido entre la arboleda un rayo le atravesó el cuerpo, dejando sola a la mujer que lo amaba.

La hermosa Victoria volvió a la cabaña. Esperaba a un hombre que no volvería.  Esperaba una muerte que no llegaría nunca porque así estaba estipulado, por contrato.


El tiempo dejó de ser tiempo.



____________________________________________
"Me convertí en un loco
con largos intervalos de horrible cordura"

Edgar Allan Poe



6 comentarios:

  1. Me he quedado sin palabras,no esperaba este final. Alucinanteee!!!
    Bonita frases de Allan Poe!!

    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  2. Nieves, una historia muy bien escrita e interesante hasta el final, manejas los personajes y situaciones de forma magistral, felicitaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. hola nieves, que decir EXCELENTE, llevas los personajes con maestria y desarrollas la intriga que hace pendiente a lector
    abrazos

    ResponderEliminar
  4. MUCHÍSIMAS GRACIAS chicas, por seguir esta historia con tanto entusiasmo.

    Un gran beso !!

    :)

    ResponderEliminar
  5. Espectacular Nieves, pobre Victoria y su eternidad, un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Gracias critina por no perderte un capítulo. :)

    Un abrazo!!
    La eternidad puede llegar a ser una maldición.

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....