Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 10 de junio de 2013

La escalera de incendios III



-14 LuNas después-


Ángela y Ramón dormían plácidamente,  ella  abrió los ojos tan pronto escuchó la puerta, la fuerte respiración - que no ronquidos- de Ramón advertían que dormía.

Escuchó dejar las llaves, ir a la cocina, beber agua, tropezar con la caja de los libros,  llegar al pasillo, entrar en la habitación...

Se giró hacia la puerta y vio  el reflejo de la lamparilla que alumbraba sutilmente el pasillo.

Le escuchaba llorar.  Aquel eco lastimero le partía el corazón. No podía conciliar el sueño sabiendo del sufrimiento de  Jorge.  
Hacía tres semanas que su madre les había dejado y se sentía solo, abatido. José un vecino del barrio le había ofrecido un puesto de trabajo en su restaurante que no dudó en aceptar.  La jornada laboral era larga y agotadora pero él siempre estaba con su actitud risueña y colaboradora. Nadie podría imaginar que cuando llegaba a casa se metiera en la cama a llorar.  Ángela nunca sabía lo que hacer, si ir a consolarle o dejarlo que se desahogara, era una etapa  del duelo que debía pasar .

- Que te pasa canija? Le susurró Ramón al sentirla moverse como una lagartija nerviosa.
- Jorge está llorando...

Ramón se incorporó  y puso oído en la noche.

- Ve  y quédate con  él esta noche.  Susurró
- Hoy es Jueves y ya sabes que...
- Déjate de jodidos cuadrantes y ve con él.   Interrumpió con un susurro chillón


Ángela salió al pasillo, descalza recorrió el escueto tramo que les separaba,  una tímida luz anaranjada iluminaba la habitación,  la cama prácticamente ocupaba toda la estancia, era el antiguo trastero, el ático no era muy grande y cuando Jorge quedó solo decidieron  que se quedara allí con ellos, al fin de cuentas, se llevaba todo el tiempo libre con ellos. 
Jorge se pasó la mano por los ojos y la miró desconcertado.
Ángela entró por los pies de la cama y de deslizó hasta que llegó a la altura adecuada, hundió la cabeza en la almohada.  Le pasó  las manos  por los ojos para secarle las lágrimas. 

- No llores mas amor mio, no llores mas. Yo estoy aquí contigo, Ramón también. No estás solo, tu madre estará en nuestra memoria siempre. A ella le gustaría saber que tienes trabajo, y amigos que te acompañan.  Tienes a tu hermana que viene a menudo, estas Navidades haremos algo juntos, en familia. Vale?

- Te quiero. - él era de esas personas que decían estas palabras con facilidad-

-Y yo cariño. No puedo decirte que no estés triste y que no llores pero debes recomponerte y coger fuerzas para seguir adelante, conmigo, con Ramón. 

Jorge pasó la mano por la mejilla de Ángela, aún con alguna lágrima que caía sin control Jorge se acercó a ella y ella se acercó a él, se enroscaron  y se envolvieron, se miraron... "estás guapo con esta luz"  "tu siempre estás guapa"...  antes de que alguno de los dos pudiera sonreír se fundieron en un apasionado y enroscado beso.


***

Abrió los ojos al alba, descubrió a Ramón que dormía junto a ella,  decidió abrir  la amplia ventana que daba a los jardines traseros,  la zona verde del barrio, el aire fresco y limpio, ese que sólo parece respirarse a ciertas horas tempranas del día entró perfumando el aire de la habitación.
Volvió a la cama, decidió quedarse senada en medio de Ramón y Jorge, velando por unos minutos sus sueños...
Entre ellos  había un vínculo difícilmente comprendido por la sociedad, los sentimientos llegan porque si! sin mas, puedes huir para no tener que afrontarlos, puedes luchar contra ellos negandolos hasta la saciedad, pero cuando llegan de verdad es para quedarse. Uno estaba cuando el otro llegó, la madurez y la sabiduría de uno compensaban la locura y la insensatez  del otro. El cómo había llegado a este punto era lo de menos, tenía miedo a hacerles daño, a provocar situaciones incómodas...

- En qué piensas canija?  Ramón cogió la mano a Ángela
- En esto...  susurró para no despertar a Jorge.
- Exprésate libremente, haber cuéntame ...   su vos era susurrante y ligeramente ronca.
- Tengo miedo ha hacerte daño, a no daros vuestro espacio, a crear malentendidos, a no saber llevar esta situación...
- Ya lo hablamos hace meses,  yo creo que nos va bien, yo me siento cómodo, nunca hubiera pensado tener una relación así pero joder...  tu y Jorge valéis mucho. No sé si lo que siento es amor porque nunca he sabido llevar bien estas cosas de los sentimientos, puede que fuera porque lo convencional  me oprimía, nunca he  sentido la conexión que tengo contigo  por nadie. Que Jorge comparta mi misma situación no me da mas que tranquilidad y libertad.  Sólo sé  que me apetece estar con vosotros cuando llego a casa, y hoy quiero que sea durante toda mi vida, durante todo el tiempo que deseemos hacerlo, aunque no quiero engañarme... sé que la vida es muy larga, todos vivimos etapas, Jorge aún es muy joven,  puede que algún día nos deje, puede que seas tú la que un día eches el vuelo pero no os voy a dejar de querer por eso, los tienes claro canija?
- Si, lo sé...
-Entonces....   
 - Hemos llegado a un punto de no retorno,  me siento bien con vosotros, nunca antes había experimentado tal cantidad de sentimientos desbordados y encontrados, tengo alegrías y miedos, todos se arremolinan en mi mente sin dejar que me aclare.
- A mí también se me amontonan los pensamientos... 

- De que habláis?  Preguntó  Jorge que por fin despertó al verlos a los dos susurrar.
- De nosotros... Respondió Ramón
- De vosotros? Y que os pasa? Jorge puso expresión cotilla.
- No, de nosotros !!  Volvió a aclarar Ramón marcando un círculo con el dedo indice en el aire...
- ... Y que nos pasa?  Jorge se incorporó
- No, nada, no sé si preguntárselo... Miró a Ángela  con una medio sonrisa dejando marcados sus bonitos hoyuelos.
- Pregúntaselo Ramón ya lo has dicho,  ahora no vas a quedarte callado...  puso gesto de resignación
- Nos preguntábamos.... si nos seguías queriendo.
- Joder tío me habíais asustado....  Te quiero mucho tío. -se estrecharon las manos con ímpetu, fuerza y energía- y a mi canija ya te digo, que la quiero a reventar!!!

Ellos encontraron la capacidad de ser felices con la felicidad del otro. Era lo contrario a los celos,  aceptaban con normalidad que la persona amada pudieran amar  a alguien mas. No veían a su pareja como un objeto, se liberaron del sentimiento de posesión, había conexión, había comunicación, comprensión, libertad, amistad, respecto y como no amor...
Ponían en práctica ese refrán que solía repetir Ramón en sus momentos chistosos:

" Si amas algo, déjalo libre, si regresa es tuyo, sino, nunca lo fue"





7 comentarios:

  1. Nieves, sin palabras, estas situaciones, si se dan en la vida real, se referirán a personas de mente muy abierta y evolucionadas, creo estar muy lejos a pesar de que no me considero prejuiciosa, por eso no juzgo ni condeno, lo que para unos está bien y no daña a nadie, adelante, un abrazote!

    ResponderEliminar
  2. Nieves, confieso que con lo posesiva que soy me cuesta entender una situación en la que los sentimientos fluyen de forma tan generosa. Pero lo has sabido presentar de una manera tan limpia, tan natural...que ha sido un placer leerlo.

    Feliz semana! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Nieves, me gustaría conocer a algún Jorge y a un Ramón como los de tu cuento... ¿habrá disponibles?
    Muy ameno el relato y muy abierta la mente de la autora.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Qué bonita relación a tres!!! Pienso igual que María Cristina, hay que tener una mente muy abierta y evolucionada,se que es posible esta situación y tiene que ser maravilloso que nadie salga perjudicado de ella. Es un tema para hablarlo largo y tendido.

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Chicas!!!
    Cristina, Mercedes, Mirella y Patry.
    Gracias por vuestros comentarios, sé que es una temática complicada y como dije en el relato, estas relaciones son difícilmente comprendidas por la sociedad, pero existen, desde hace décadas, pero fue en los años 60 (como casi toso lo relativo al amor) cuando el poliamor llegó a California y de ahí se extendió por el mundo, en algunos lugares mas que en otros.

    Pero la clave como decís todas está en la felicidad del individuo, cada uno lleva sus propios códigos y si no se daña a nadie... Adelante pues!!!

    Un beso grande:)

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy interesante! Nieves.
    Por regla general, no está muy bien visto cuando es la mujer.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. * Vero, Ya sé la gente en general estigmatiza y condena esta forma de viva alternativa, y es una pena que la gente siga teniendo estos pensamientos de la edad del paleolítico, y machista, pero soy consiente del adjetivo calificativo para estas mujeres que hacen de su vida lo que les viene en gana libremente... Habrá que seguir trabajando duro para que lo que no guste o no se acepte no tenga nada que ver con que seas hombre o mujer.

    Mil besos Vero :)


    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....