Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 27 de junio de 2013

Esas tardes de RelaX plaYeras con sus típicas interrupciones


He dejado mi ondulado cabello a la vista de todos. Descuidados recogidos dejan sueltas  las pequeñas trenzas que me hago en momentos  ociosos. La piel comienza a tener el dorado del bronceado distraído. El olor a crema hidratante de  "aloe vera"  vuelve a destilar por los poros de mi piel. 
El tiempo parece detenerse justo al llegar a la primera duna.
Las siluetas de esas viejas dunas  siempre cambiantes son tan familiares...  me coloco sobre la cabeza  el mismo pañuelo de cada año, el de colores llamativos, el que intercambié con alguien algún verano hace años...  el trayecto lo hago en silencio, escucho lejanas voces de veraneantes, las olas que llegan rendidas a la orilla, el olor a mar... 
Subo sin prisa la última duna, las huellas de los que se marcharon, de los que llegaron aún marcadas en la arena me anuncian que no soy la primera,  que no seré la última, subo la mirada y veo el horizonte fundido, el mar y el cielo se difuminan en una línea casi imperceptible, el viento del Sur hacen agitar el pañuelo, el Sol va declinando ya al ocaso, pero aún brilla con dominio. 
A golpe de vista elijo el sitio, el mismo de cada tarde, de cada verano...  Lejos de veraneantes, alejada de grupos charlatanes donde terminas conociendo a todas las cuñadas,  cuñados y parte importante de la vecindad.
Me siento y lleno mis pulmones del oxígeno de un lugar marino salvaje, donde el mar y el océano confluyen y se arremolinan como todos mis pensamientos. 
Decido beber un trago de la botella de agua congelada...   Lo veo acercarse desde la distancia, observo que deja atrás a varios grupo de parejitas enamoradas, observo que se dirige claramente hacia donde estoy sentada, ¿ viene a mi o pasará de largo? decido optar por la táctica del disimulo... miro el mar así como en hipnosis.
 Nada, se para frente a mi, ocultando el sol y dejándome en sombra pregunta.

- ¿Tienes fuego?. 
" Ha ido donde dios perdió el mechero precisamente por uno... " pienso, " ha dejado atrás a tropecientas personas y ha venido a mi a pedirme el mecherito...." 
En mi mochila tengo de todo, incluso mechero, aunque no fume desde hace años, dudo durante un segundo qué  hacer, buscarlo  o decir que no tengo, que no fumo, obviamente no soy tan retorcida y se lo ofrezco. Intenta encender el cigarro,  se agacha para encenderlo con más facilidad, el viento se lo pone difícil y ayudo con mis manos haciendo pared al cigarrillo...  menos mal ... lo consigue. Sonríe.

-Gracias... ha estado difícil !!!
- Quedatelo, es tuyo. 
- Wow tia... gracias!
- De nada...  respondo    -pírate  ya tío-   pienso

Lo veo marcharse por donde vino, lo veo alejarse, veo como se mete mi mechero en el bolsillo...

- Está bueno eh?
Mi amiga que ha estado todo el tiempo tan silenciosa como yo decide despegar los auriculares de sus orejas y soltar una de sus lindezas...

- Mira que andares tiene.... mira como se marcha.... adiós ... me has alegrado la vista  esta tarde, anda vuélvete  a echarle un vistazo a mi amiga que está empaná y no se entera de nada...

Entonces él  se vuelve y agita la mano para despedirse, mi amiga levanta la mano en acto amistoso...

- Adiós "miarma" ...

Me mira con esa expresión de cachondeo que le caracteriza.

- Que!  que no te gusta o que?  y comienza a recordarme detalles de su anatomía de una forma jocosa y jovial ...
- Si  pero quilla, un poco de respeto no está de mas, no crees?


Vuelve a colocarse los cascos y a perderse en su música, yo vuelvo a mis pensamientos y a envolverme en ensoñaciones, de esas que  son mas puras y fuertes pisando arena y oliendo a mar...








  

5 comentarios:

  1. Hermoso lo que cuentas Nieves, ha sido fácil visualizarlo todo.
    Las amigas nos hacen a veces sacar los colores, jaja.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Sol,arena y mar todos los ingredientes para relajarse y dejar la mente en blanco!!!!


    Mil besos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonitas las descripciones de esos momentos en que empieza el verano y se recorren los mismos lugares de la playa. Que tampoco son siempre iguales, porque las dunas cambian y también vienen personas nuevas... a las que no hay que espantar... ¿no es cierto, Nieves?
    Espero que el tío vuelva por otro cigarrillo... o a pedir un poco de bronceador... jajaja.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. GRACIAS
    Omar
    Verónica
    Patry
    Mirella

    En la costa sobretodo en épocas estivales puede pasar de todo, ya lo sé yo, se ven cosas de lo mas surrealista, este relato es mi pequeña aportación a un cliché veraniego, donde los instintos reflotan sin tapujos y lo peor lo mejor -según se mire- es que a veces como dice vero las amigas te hacen pasar verdaderos trances...

    Un besote a todos de todo ♥

    :D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....