Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 2 de mayo de 2013

Malignos...

Iraydé Jones era un ser maligno en todo el amplio sentido de la palabra.  Había llegado a aquella inmunda cárcel después de 16 años de atroces asesinatos a todo hombre joven que se cruzaba en su Hostal.  Ella los envenenaba y su marido los descuartizaba y los enterraba en el sótano. 


Tras seis años en aquel repulsivo lugar donde los piojos y la comida putrefacta era lo que reinaba entres sus gruesas paredes de piedra y arena, por fin... aquella tarde se sentenciaría su condena a muerte.


Iraydé se  dirigió al patíbulo como la que deambula por los jardines de su casa, todos los presos de la cárcel se habían reunido para ver como se llevaba a cabo su sentencia.
Era un gran patio gris con  cientos de hombres y mujeres rapados para evadir los efectos de los piojos, las ropas raídas y muchos de ellos enfermos y moribundos esperando el momento de morir.

Se acercó al borde de la plataforma, descalza y con la mirada fija a todos ellos, se dejó poner la soga en el cuello, y escuchó su sentencia y los motivos que la había llevado a ella...
Puedes decir tus últimas palabras...

Dio un paso adelante,  sus dedos se aferraban a ese borde que la separaban del abismo, miró a todo los presentes y gritó.

- Si hay alguien que tenga algún mensaje para el diablo que me lo diga, voy a estar con él dentro de un momento.

Esperó el silencio de todos los allí presentes y se dejó caer con fuerza al abismo, hacia la muerte... Estuvo alrededor de 15 minutos colgando de aquella cuerda hasta que la muerte vino a bien arrastrarla hasta los infiernos...




4 comentarios:

  1. Ningún arrepentimiento ni vacilación. La maldad estaba tan metida en ella que se puede pensar que hasta sería feliz en el infierno.
    Abrazo Nieves.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que estas personas traen la maldad en los genes y no cabe el arrepentimiento, aunque sea dificil de asimilar existen las personas malas.


    Mil besos!!! Espero que te recuperes pronto se te echa mucho de menos!!

    ResponderEliminar
  3. Mensaje para el maligno: ¡ni se te ocurra aparecer por aquí!

    ResponderEliminar
  4. Ay Nieves! Te viniste con una brava hoy, todo el ambiente, la situación y la protagonista (y al marido cómplice no lo colgaron?) da para el terror, un abrazo!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....