Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 8 de mayo de 2013

Ese momento que hace que pienses que sólo por eso valió la pena vivir.


En eso pensé la otra noche.  Así de golpe...  ¿He tenido a lo largo de vida uno de esos momentos en los que la felicidad te aplastara, que sólo por haber vivido  ese momento valió la pena vivir?

Pues No.



En mi vida no ha pasado nada extraordinario, ni he tenido golpes de suerte, ni he tenido abundancia en casi nada.
En esa balanza  imaginaria seguro que hay mas desventuras que fortunas, seguro.   El caso es que aunque sé que están,  no las veo, no las siento, no me pesan,  yo siempre me mantengo en el otro lado de la balanza, en el de las cosas buenas, en  el de los pocos amigo, poco dinero,  poco trabajo,  poco casi todo...

Y sé que con mis  muchos pocos se ha construido un gran mucho.... Quizás lo haya construido yo, con mi fantasía, con mi incansable  positivista.

En estos días en que vivimos con las  imágenes de personas que lo tienen todo, aparentemente, y  amasan fortunas  conseguidas sin el sudor de su frente, acumulándolas como si de un Botín se tratase,  le doy vueltas y pienso que  el dinero no da la felicidad, y eso creo que es un hecho,  la felicidad la da el día a día, la tranquilidad, el llegar a casa, el dar amor incondicional y sentir que la gente te  aprecia, te valora y te tiene en cuenta... Y que tu haces lo mismo por los demás.
Puede que  a la gente corriente  no le pasen cosas extraordinarias, o quizás que para que te ocurra algo sumamente felicísimo tienes que poner alguna semilla por ahí y la mía se la llevó el viento, atravesó la estratosfera  y anda por la vía láctea  en busca de un planeta  donde germinar y yo nunca me enteraré de su aventura, porque nadie vendrá a contarme su viaje....
También puede ser que esté por venir.  Pensando en ello me doy  cuenta que tampoco lo espero,  y que nunca lo esperé...   Mi vida está llena de poquitos, de momentos puntuales de sentir esa gratitud, de la suerte que he tenido, las valoro a TOPE,  porque hay grandes personas en mi vida,  personas que me aportan,  que  hacen que la vida sea divertida, a poquitos.    En estos últimos tiempos, estoy poco por la red, estoy en una etapa de vivir ahí fuera,  aunque no puedo dejar de visitaros, porque algunas de esas personas que hacen que la balanza de poquitos se convierta en un mucho están aquí, estáis leyendo estas lineas en  estos momentos...

Y después de un buen rato dándole vueltas a la cabeza  en la oscuridad de la madrugada volví a preguntarme:


 ¿He tenido a lo largo de vida uno de esos momentos en los que la felicidad te aplastara, que sólo por haber vivido  ese momento valió la pena vivir?

Pues No.


¿ Cambiarías tus muchos pocos por un GRAN?

Pues No.


Queda entonces claro para mi,  mi balanza aunque inestable parece que aguanta en el aire.  ¿Y la vuestra ?



10 comentarios:

  1. Nieves, mira la fotografía que has puesto en el post, ese es un gran momento y no hay dinero en el mundo para pagar eso.
    La gente que te apreciamos, que aunque no nos conozcamos personalmente quizás te conozcamos más que otras personas que están a tu alrededor (por leerte, comentarte, y al revés también) Solo por eso vale la pena.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Pues qué quieres que te diga... Yo no puedo quejarme, objetivamente hablando, pero me falta algo muy importante que echo de menos todos los días.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues mi balanza se parece mucho a la tuya, no tengo grandes ambiciones y muchos pocos de muchas cosas que me llenan, pasar por tu ventana y verte en ella sonriente y bien acompañada es un motivo más para poensar que merece la pena vivir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La felicidad está hecha de poquitos,además no está en ningún lado y en todos porque está dentro de nosotros, da igual lo que tengas o lo que hagas o donde estés. Si hay momentos por lo que merece la pena vivir,uno de ellos es haberte conocido y tengo la suerte de conocerte en persona,eres de las que dejan huella y de las que aportan muchas cosas y todas buenas. GRACIAS POR EXISTIR !!!!! Un gran beso Nieves!!!!

    ResponderEliminar
  5. Ya verás ,ya...a menudo nos equivocamos;pensamos que las cosas buenas sólo pueden ocurrir cuando tienes 20 años...já.La vida tiene sus propios ritmos y en mi caso empecé a cambiar el chip a partir de los 40,como creo q tú sabes.es bueno que siembres la idea y te hagas preguntas,abonas el terreno para la magia..todo puede suceder aún,y sucederá.
    Y lo compartiremos alrededor de un café.
    ...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. MIL gracias por vuestras palabras que siempre me llegan directas al corazón.

    Sois grandes personas. Con vosotros el ánimo está garantizado, y en estos días estoy super bien, no penséis que es producto de melancolías y tristeza todo lo contrario, después de haber pasado un paréntesis bastante chunguete con la gripe vuelo a estar al 100% llena de alegría y energía.
    Que como se suele decir no sabemos lo bien que estamos hasta que te pasa algo, yo he estado 3 semanas fatal con fiebre de 38 grados.
    Quería remontar pero nada... eran mas las ganas que la realidad. Pero ahora sí!!!

    Un beso a todos de corazón ♥♥♥


    ResponderEliminar
  7. Qué hermosa fotografía, con tu sobrina? Pienso, en mi vida hubo momentos tambaleantes,creo que hice buen equilibrio, acá estoy en la cuerda todavía, la mirada en mis pasos, el horizonte queda lejos todavía, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. No hace falta vivir algo extraordinario para experimentar una felicidad profunda e intensa...
    ¿Sabes, Nieves? Me ha encantado la frase "ese momento que hace que pienses que sólo por eso valió la pena vivir". Me ha hecho recordar los mejores momentos de mi vida.

    Un beso, buen fin de semana...y cuídate mucho!

    ResponderEliminar
  9. Y por qué querer un gran momento, si puedes tener muchos pequeños???
    Creo que en tus muchos pocos hay una estela de felicidad prolongada y constante que vale muchísimo más que una felicidad apabullante instantánea... y efímera... como decía Boabdil en el manuscrito carmesí: y en el preciso instante en que fui consciente de la felicidad que poseía, con el temor de perderla, la perdí sin mas..
    Besos, esos sí: muchos!

    ResponderEliminar
  10. * Cristina, No es mi sobrina, es mi ahijada, yo soy su madrina y tenemos una relación preciosa y muy cercana.
    Sé bien cuales son tus equilibrios, pero estás ahí disfrutando de toda la familia, con estos pequeños momentos que llenan el corazón.

    Besos Cris :)

    *Mercedes, Si te gusta la frase te la doy y la puedes utilizar en tus vídeos relatos que tanto me gustan.
    Ya va llegando esta época que la madrugada y la duermevela me traen estas fases...

    Un beso grande :)


    *Violetazul, me ha encantado la frase del manuscrito carmesí, no le he leído nunca, tendré que solucionarlo...
    Tu conclusión fue la mía, prefiero muchos poquitos a un mucho.
    Gracias por tu visita, me encanta verte por aquí.
    Un besote :)


    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....