Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 20 de agosto de 2012

Remordimientos






Aquel hombre ya era huraño y solitario, vivía en una Isla de México, por las mañanas trabajaba vendiendo en un viejo carromato las verduras y hortalizas que el mismo sembraba, por la tarde se sentaba plácido con su botellita de vino y su cigarro a contemplar el paisaje y los turistas que paseaban por la costa.

Una tarde de un verano de la década de los 50 vio como una niña daba amplias brazadas en el agua, nadie la miraba  excepto él, estaba demasiado borracho para nadar se quedó un par de minutos mirando... nadie la veía, entonces empezó a gritar pero cuando la gente se dio cuenta y fue a rescatarla no se pudo hacer nada por su vida.

El hombre no consiguió dormir tranquilo mas, el recuerdo y el remordimiento de que podía haber actuado mas deprisa para poder salvarla era permanente.   Con el tiempo los remordimientos se convirtieron en obsesión y tenía el convencimiento que la niña le perseguía para recordarle que podía haber evitado su muerte.

Un día le dejó junto al lugar donde se ahogó una muñeca, como ofrenda de su arrepentimiento, para que le perdonara... entonces la sensación de que la niña le perseguía desapareció, cada cierto tiempo dejaba muñecas para ella.   Todos los que pasaban por la isla dejaban muñecas para que el espíritu de la niña no se les revelara.
Así pasaron muchos años, la isla estaba plagada de muñecas... el llevar una muñeca a la isla cuando se visitaba era obligatorio, tan natural como llevabas el bañador, el bronceador o el bocadillo...


Las muñecas se convirtieron en parte del decorado natural de la zona.    La tarde en que unos veraneantes encontraron al "caballero de las muñecas" ahogado,  todos murmuraron en el interior de sus casas, a la luz de la lumbre que fueron las muñecas quien lo arrastraron a su destino final....

Aún hoy quien visita "la isla de las muñecas" en México, lleva la suya para dejarla como ofrenda.





6 comentarios:

  1. Vaya que historia! Una isla un poco macabra no?
    Uff la imagen que nos traes es aterradora, y la historia más.
    La verdad es que el remordimiento es un sentimiento que te persigue dolorosamente.
    La idea original del señor de las muñecas fue buena, pero en lo que ha derivado no.
    He visto imágenes originales de la isla y da repelus.

    Y eso que está en el Caribe.

    En fin, gracias por la historia, y la cultura general que nos traes.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  2. Por Dioos!!!! es escalofriante,no habia escuchado esta leyenda nunca,por su nombre parece un lugar idílico pero es todo lo contrario.Recuérdame que no vaya nunca allí...He visto fotos de las muñecas y da yuyu. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Que relato!!! y la imagen guauuu
    No conocia la historia, gracias por compartirla
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Comprendo el relato. Pero no lo apruebo. La Muerte para mi NO es una condena, es más, creo que la Guerra en su contra es un mal que se le hace a la humanidad. Y que acarrea Miedo, Desesperación, Angustia, precisamente enfermedad. Eso de "salvar" de la Muerte para mi es un error.Nada hay que salvar, hay que comprender y aceptar. La Muerte es Nuestra Madre y basta ya de satanizarla. Que la Vida es su hermana, su fraterna hermana, no, es su hija. Nada hay que perdonar. Soy de las que siente que hemos de dejar a la Vida que vaya a su Muerte porque ese es su cauce natural, que la Vida llama a la Muerte como la Muerte a la Vida. Muñecos somos cuando no comprendemos esto y nuestro Ego nos llama al aferrarnos y a la imagen macabra de la muerte. Prefiero la idea libertina de Sade ante la Muerte, prefiero a la Dulce Muerte.

    Pd: Bueno, podemos disentir ¿verdad? y eso no pone ni quita al aprecio que por Nieves sienrto.

    ResponderEliminar
  5. Escalofriante, pero fabulosa. Si es que me encantan estas leyendas, qué le voy a hacer. No la conocía, la verdad. Muchas gracias por compartirla. Me ha gustado mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. * Gala, Para que veas que hasta un lugar tan idílico como el Caribe tiene su rinconcito de oscuridad y miedos...

    Besos :)

    * Patry, Yo también he visto las imágenes, lo busqué en Google después de escuchar la historia pera ver si era cierta mas que nada, me llamó tanto la atención que no dude en compartirla con vostr@s.

    Besos :)

    * Lasislazuli, Me llamó mucho la atención como puede derivar un desgraciado accidente a un cúmulo de supersticiones que parece que ya se hacen costumbres y tradiciones...

    Un abrazo :)

    * Eva, permiteme que te llame por tu nombre, Ni que decir tiene que puedes disentir y dar tu punto de vista y expresarte con total LIBERTAD... porque valoro mucho tus palabras siempre cargadas de tanta sabiduría, ademas de dejarme siempre una puerta abierta a la reflexión.

    Un abrazo :D

    *Dorothy, A mi también me gustan estas historias, todo lo de suspense, miedo y que te deje una inquietud en el cuerpo.

    Aunque esta historia no me causó ninguno de estos sentimientos sino perplejidad a lo que puede derivar un accidente.

    Un beso :D

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....