Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 16 de abril de 2018

CalienTe





Me pregunto si hay muchos como yo.  Imagino que si, pero es algo que no se suele comentar, incluso creo que es una conversación rebuscada, pero aún así, joder, en ocasiones me siento tan incomprendida.

Soy amante de lo caliente. No penséis  en eso.  Soy amante de las duchas calentitas, con agua bien caliente. Imagino que viene a ser un efecto secundario al frío que suelo tener siempre.  El agua caliente me reconforta, me calienta la piel y mis huesos agotados de tanta batalla.

Y este gesto tan sencillo como parece, se convierte en mi pesadilla.  Porque cuando se convive con personas que odian (al parecer) el agua caliente, descubres en no pocas ocasiones que el agua está fría en plena ducha, helada, nada de templada como ellos dicen, cuando ese agua cae  sobre mi piel siento como si me duchase en el chorro de la fuente del pueblo.  Tengo que anunciar, a gritos para que alguien me escuche que regulen otra vez el termo de agua, o cambien la bombona de butano, mientras, permanezco en la ducha, helada, petrificada del frío, a medio enjabonar, o con el pelo aún por aclarar.  

Ay dios, soy una de esas personas incomprendidas, amante de las duchas calientes, y como no, de las duchas compartidas, porque el planeta y la economía lo agradece.   A veces en ese impasse de espera, muerta de frío y enjabonada pienso en esas duchas a la temperatura perfecta, perfectas.  Y después de sonreír, deseo volver a ellas.



10 comentarios:

  1. Nieves, dos de mis hijos sufren el mismo problema, su temperatura corporal parece ser inferior a la del resto, me encanta la ducha de la fotografía! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Que impasses tan largos verdad????

    Besos graduados.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves.

    No hay nada como un baño o una ducha de agua bien caliente.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es una forma de poner a prueba a tu partenaire en la ducha: que sea capaz de cocerse como una gamba por tenerte contenta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. También yo.
    Agua muy caliente hasta en verano...
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  6. Mis huesos piden agua caliente, te comprendo
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Como apuntan en el último comentario, yo ya no tengo los huesos para mucha agua fría, y aunque sea en verano me ducho con agua templada. Pero cuando era más joven de no ser que hiciese mucho frío, me duchaba con agua fría, así se me han quedado los putos huesos jajaja. A veces es muy jodido regularse el agua, porque depende mucho de la temperatura del cuerpo. Yo también te entiendo.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  8. Ay como me alegra ver que no soy un expediente raro para el estudio social :)

    Gracias por vuestros comentarios y arrancarme una sonrisa al leeros.

    Besitos y feliz día

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....