Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 5 de febrero de 2018

Porciones





Siempre tuvo la sensación de que la felicidad era para los demás, las historias bonitas, lo amores apasionados...   Todos parecían tener su porción, grande o pequeña pero todos tenían sus alas de felicidad que agitaban al viento.

Algún día, cuando sea vieja  recordará su porción de felicidad.  Recordará aquella tarde de domingo con cielo azul. Recordará aquella pluma que planeó sobre vosotros y tú la cogiste al vuelo.  Recordará que os sentasteis  en una de las mesas de aquella heladería porque ella te lo había pedido días antes. Recordará el color verde y el sabor de la menta en su boca, de como llenabas tu cucharita y le dabas el helado como si fuera tu niña, tu amante, como si en ese instante hubiera poca cosa más que tú, ella y ese helado de menta. Recordará que volvisteis a casa e hicisteis el amor.  Algún día cuando sea vieja recordará y se le escapará esa sonrisa tan suya.  Ella también terminó teniendo su porción de felicidad... Sí. sus alas de felicidad terminaron agitándose al viento. Y aquella sensación terminó siendo tan lejana que posiblemente fuera de otra vida, porque la vida antes de ti se le había olvidado.




8 comentarios:

  1. Precioso relato, Nieves, un abrazo nostálgico!

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito Nieves, pero como te pille un poquito deprimido de "jartas" de llorar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Nieves, qué grande eres...
    Besos 🌷🍀🌹

    ResponderEliminar
  4. Porción hay para todos. Lo que pasa que las hay gigantes y diminutas.

    ResponderEliminar
  5. Hola Nieves.

    Bonito e intenso, como muchos de tus textos. Este más si cabe. Todos nos merecemos una porción de felicidad ¿Verdad? ¡Camarero! La mía bien grande jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito Nieves!!! ♥

    Besitos =)))

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....