Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 21 de febrero de 2017

La chamana




En una ocasión apareció en el quirófano un muchacho delgado, triste, débil, con la tez violácea... con lo que fue reconocido inmediatamente como manifestación  de problemas circulatorios intensos.

Pachita, la chamana...  invitó al joven a acostarse en la mesa de operaciones y sin mayor preámbulo abrió el pecho con su cuchillo de monte.  Cortó después costillas e introdujo el cuchillo y después extrajo el corazón aún conectado con la Aorta y otras conexiones venosas, palpitante lo colocó  al lado de la terrible incisión, sobre el pecho del propio paciente.

Durante esta operación yo trabajaba junto a Pachita y al observar el corazón latiendo fuera del cuerpo me impresioné de tal forma que tuve que exclamar varias veces: DIOS MÍO...  DIOS MÍO

Ante esta manifestación de mi asombro Pachita ladeó la cabeza y llamando a uno de sus colaboradores dijo:  Jacobo todavía no es uno de los nuestros

La vieja chamana regordeta, con un ojo nublado, instruida por un hombre negro llamado Charles,  con un cuchillo que siempre es el mismo con empuñadura de cinta aislante negra, reconstruye a su moribundo como si fueran crisálidas envueltas en sus propias sábanas, pues los pacientes deben traer ellos mismos  las vendas y sábanas para cubrirse.

Y en la antesala los pacientes ensombresidos y grises se aferran a su último aliento, aguardan su turno. Y observan atónitos como el que había tenido el cuerpo fuera de sí salía con  la piel cocida con hilo negro y volvía  a casa  tras su ofrenda... sangre, dolor  y gritos, volvia a casa bajo la protección de un ser sobrenatural.  Un ser poderoso, indefinido y antiguo al que la Chamana llamaba Hermano aunque su nombre era conocido por todos...   Cuatemock









9 comentarios:

  1. Una historia sobrenatural! Un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  2. Joder, qué bueno!!!

    Pero como tenga pesadillas esta noche te vas a enterar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tu dame la dirección de ese hospital para que no me acerque.

    ResponderEliminar
  4. Ay!! que historia escalofriante.
    Mejor me quedo con mi mèdico jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Impresionante relato.
    Esta noche no pego ojo, seguro.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  6. Cuatemock??? pariente de nuestro Cuauhtemoc? hermano de Netzahualcoyotl????? jejeje

    Muy bueno Nieves, a ver si no voy a poder dormir, eh?? aunque no estoy sola, estoy conmigo misma! jajaja ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lili, Es una de esas historias que te cuentan y te gustan. Imagino que no debe ser pariente sino que se trate del mismo ser. Y yo por puro desconocimiento no he sabido escribirlo correctamente, pero por aquello del no sé qué no lo voy a corregir.

      Espero que hayas dormido... solo es una historia :)

      Besitos !!

      Eliminar
    2. Dormí muy bien NIeves, graciassssssssssssssss!

      Más vale no meterse en esos rollos, por si las dudas, diremos que es pariente lejano jejeje ;)

      Besitos =)))

      Eliminar
  7. Tu quieres matarme. Con las pesadillas y los sueños tan malos que tengo, eso me faltaba. La otra noche y es en serio, soñé, que tiraba a mis vecinos por la terraza de un quinto piso.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....