Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 8 de febrero de 2017

Colores de vida




Él  se había hecho encajar en la vida de ella de forma magistral. Como el mago que hace el truco y CHAS... la sorpresa!!!

Pues así fue, o al menos ella lo sentía así.  Recuerda que no había sido nada receptiva en los principios pero de pronto ahí estaba. Se había escurrido en sus días cotidianos y ya no se planteaba nada enrevesado. Solo compartían trocitos  de vida  sin miedo y sin demasiadas preguntas.

El sol templado de la primavera era un verdadero regalo para gente como ellos, que les gusta tomar el sol.  Comían y en la sobremesa él se sentaba con sus dibujos, ella terminaba sentándose no  muy lejos. Se mantenía en silencio. Lo miraba, sabía que no lo amaba pero valoraba su esfuerzo, su tesón para saber buscarla y mantenerla ahí, con curiosidad y  armonía. No era guapo pero tenía personalidad y ganas de avanzar en  la vida, no era un hombre con grandes sueños ni ambiciones,  era uno de esos bohemios, que le gusta vivir los días tal y como vienen, sin preocupaciones, sin estrés ni prisas, de esos que miran a los ojos y te desarman porque saben descubrirte.  Él sabía igualmente  que ella no sentía demasiado por él.  Pero agradecía que ella compartiera buena parte de sus ratos, de su tiempo vacío, agradecía que le diera besos en la boca y que lo buscara cuando algo le rondaba por la cabeza.

¿Te aburres?  Le dijo él al verla allí en silencio mirándole.
Contigo nunca.  Dijo ella 
Entonces él  enredó sus pies en los de la chica. 
¿De qué color me ves hoy?  Preguntó dando pie a una conversación.
Azul .  Afirmó ella sin dudas
Yo te veo  bermellón.   Le dijo sonriendo y ella se rió sin sonido.  Era un color todo pasión.  ¿Aún no me ves  de color naranja?  Él sabia que para ella el amor y toda la pasión por vivir lo sentía de color naranja. 
A ratos veo un naranjita. 
No me mientas…  puso una mueca graciosa
No  te miento...

Ella empezó a hablarle de cosas, él de vez en cuando se  quedaba mirándola y le decía que le encantaba escucharla, siempre le decía que  tenía cosas importantes  que decir, que hablaba muy bonito y que  le gustaba todo eso  que le contaba, su perspectiva  del mundo, sus alegrías tontas y sus enfados con el mundo...

Preparó café y se lo tomaron despacito, tomando el sol y escuchando esta vez lo que a él se le ocurría decir. Siempre contaba cosas surrealistas,  cosas que a ella le hacía reír por lo absurdo o por lo cómico.  Ella reía a carcajadas y él le  pedía un beso y ella se lo daba.  Él era como una paleta de colores, donde según el día o el momento  favorecía un color u otro. Donde los amarillos eran los besos y los verdes las risa, los azules la templanza y  morados las penas, los rosas la coquetería, el rojo la pasión y el sexo y el naranja... el naranja... el amor.

 Ella lo miraba con esos ojos llenos de ganas de vivir, de hacer locuras y de sentirse viva. Él era  su mundo bohemio, su arcoíris, su mundo  de sueños, de recreo, de juegos y ensayos, era su mundo de fantasías y realidades. No sabía si era lo que necesitaba, seguramente... no, ella no estaba enamorada, pero él  conseguía regalarle esos trocitos de felicidad que la soledad   de una mujer como ella necesitaba, en su historia no había sexo, ella no era de tener intimidad sin estar  perdidamente enamorada y él había aceptado la derrota, se conformaba con tenerla en sus días, con sus cosas bonitas, sus enfados tontos, sus negativas  constante cuando le pedía hacer el amor, él siempre insistía,  siempre tenía la esperanza de pillarla en sus 5 minutos tontos, se conformaba con esos besos en la boca que le regalaba hacíendola única.  











12 comentarios:

  1. Si la ve de tantos colores, está claro que daltónico no es.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  2. Este amor un día nos da una sorpresa! Y hasta imagino... tan tan tatán! Un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  3. Con tantos colores y amabilidades va naciendo el amor, despacito
    bESOS

    ResponderEliminar
  4. Él acabará destrozado, pobrecillo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Es como un ciego andando al tuntun

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Al final caerá..y verá el arcoiris!!
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  7. El amor es lo que le pone color y calor a nuestras vidas. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito, Nieves, me ha encantado la descripción qué le has dado a los colores y claro está qué el relato también.
    Lo que no es, quizás nunca lo sea y se salga dañado de esa espera que acaba frustrando, ojalá no le ocurra.
    Besos 💐 🌸

    ResponderEliminar
  9. Ahora sí, que el quiera azul celeste que le cueste!

    =))) besos ♥

    ResponderEliminar
  10. Bonita historia.

    Bonito tener alguien para compartir momentos

    Quizá decirle a ella que si no hay naranja para hacer el amor puede aprovechar el rojo para hacer sexo.
    Que un revolcón de vez en cuando esta bien para la salud.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por vuestros comentarios y como no ... por esas ganas de que el amor se desate 😊😊

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Muy bello esa paleta de colores, a veces no hay coincidencia
    Abrazo

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....