Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 11 de mayo de 2016

De la osuridad, la luz




Él llegó a su puerta con clara expresión de cansancio.  Con la mirada aún perdida, como si las viejas imágenes de vidas pasadas aún permanecieran en su retina.
Snow apenas reconocía su voz, aún así, la chica que vivía en el borde del bosque, la que hacía sonar sus cascabeles al andar se apartó un momento del hueco de la puerta y le dejó entrar en su humilde casita de madera.
El hombre sabiendo lo especial de aquella mujer entró con la mirada en el suelo y se paró en mitad del salón.  Los cascabeles que colgaban del ropaje y del cuello de Snow sonaron con alegría, ella le cedió una silla que retiró de la mesa.  Él se sentó y ella con la naturalidad de quien sabe y espera, le puso un plato de comida, pan y bebida.  Abrió las ventanas para que entrara la luz y el calor del día de una forma natural y siguió haciendo las tareas que él interrumpió con su llegada.

Ella, la paciente y tranquila Snow puso música y se sentó en uno de  los sillones a leer un libro, él apenas había hablado desde la mañana.  Se sentía abrumado de tanta generosidad sin preguntas, sin porqués.  Había llegado aquella mañana después de algún tiempo y con la necesidad de  no alejarse demasiado.

Snow se frotó los ojos indicando cansancio, miró el reloj  pero quiso terminar el capítulo  del libro que leía. Entonces él se levantó y se colocó tras  el sillón donde ella estaba sentada,  pasó su mano por la melena de la mujer.  Ella paró de leer.

Quiero quedarme contigo. -Le dijo-  Sin ti el mundo no tiene sentido. - El corazón  de la mujer latía fuerte, como solo el amor lo hace latir-.   Intenté creer que la vida tenia mas sentido fuera de tus bosques, pero  me pierdo en ese lugar inmundo, ahí  fuera no hay nada, nadie que me importe más que tú. Estoy vacio por dentro y contigo... contigo todo es distinto.  No estoy pidiendo ayuda al señor de luz, ni a los 7 dioses de fuego, sino a la mujer que me ha demostrado que los milagros existen.

Snow dejó abandonado el libro y se levantó a la vez que cogió de la mano al hombre que tanto quiso en silencio.  Camino a la cama por el pequeño pasillo en penumbras tuvo  la sensación de que cuando ella decidió alejarse, cuando tomó la decisión de volver a retomar las riendas de su vida y de sus viejos amores conocidos entonces y solo entonces él había vuelto a casa.

Este es tu cuarto – indicó con el dedo índice sin parar el paso y entrando en el cuarto contiguo-


En la madrugada de algunas noches después él entró sigiloso en el cuarto de ella. La mujer lo vio llegar y a diferencia de las otras noches abrió las mantas para que él entrara en ellas.

Todo estaba tan mágicamente unido que hay ciertos deseos, hay ciertas formas de amar, hay ciertos amores  que no podrán ser evitados.

Y ahora después de toda una vida imaginándolo le gustaba pensar que cuando lo hacía él lo sentía,  podría parecer una locura eso de que la mente y el corazón del hombre destinado a amar  eran invadidos y atraídos por ese amor aún por llegar,  pero ahora él estaba allí y le gustaba cuando le decía tonterías, cuando metía la pata, cuando mentía, cuando iba a ver a la familia y volvía enfurruscado, cuando llega tarde, cuando le cubre de besos el día de cumpleaños, cuando es feliz y se nota.  Cuando es genial con una frase que lo resume todo. Cuando ríe… Pero aún le gustaba más cuando lleno de vida se despierta y lo primero que le decía era...
“Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno.”




7 comentarios:

  1. Esos amores que dejan huella y que se toman tal cual lo que ofrecen...
    Me gustó mucho, Nieves.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Esos amores de a ratos son inolvidables

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita historia, Nieves, me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ayyyy pobre del que nunca haya sentido algo así.... Es maravillo!!!
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias amigos, por estar ahi, mil besos

    Amor y paz en vuestras vidas siempre amig@s!!!

    Abrazos :D

    ResponderEliminar
  6. Bueno Nieves, acá estoy buscando la última vez que apareciste en mi entrada, Snow vuelve a dar su aparición con el amor latente, un abrazo!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....