Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 15 de febrero de 2016

Muñeca





Su abuela le había regalado esa vieja muñeca que encontró en el arcón del desván.
Era una muñeca que sólo tenía un ojo, ninguna de las amigas de la niña quería jugar con la muñeca, cosa que a ella no le preocupaba. 
Durante todo el día era su mejor compañera pero durante la noche tenía que encerrar a la muñeca tan bien como podía, terminó por encerrarla en el mismo desván que la encontró  para evitar escuchar las palabras feas y soeces que le susurraba mientras dormía.


Cada mañana subía al desván y la muñeca estaba donde la dejó la noche antes. Allí estaba, con su bonito vestido rosa y su único ojo azul.




7 comentarios:

  1. A lo mejor yo me llevaba bien con la muñeca incluso por las noches .

    Tal vez la llevase a mi país de sueños azules en medio de alguna locura más.

    ResponderEliminar
  2. Qué temible esa muñeca, a veces hay humanos así no? Breve y brava historia, Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, yo tengo dos ojos y casi no veo por ninguno...

    ResponderEliminar
  4. Estas cosas a mí me dan mucho yuyu. Las muñecas con un ojo ¡Lagarto lagarto!

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  5. Me ha desconcertado un poco esta historia, creía que la muñeca era buena..pero lo que ocurre por la noche....
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por estar ahí siempre amig@s

    Un besote!!!

    :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....