Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 15 de julio de 2015

Casas IV



Pasaron meses, tantos como para que un nuevo verano llegara a la Isla de margarita.  Ya todos llamaban así a aquel trozo de tierra, " La Isla de margarita".

David se había distanciado en los últimos tiempos.  Decía que tenía mucho trabajo y que no podía hacer tantos kilómetros para estar tan pocos días.  Margarita seguía trabajando de camarera, se había acostumbrado a la soledad, a las visitas sorpresa de los chicos para pasar el día de pesca y a sus visitas nocturnas...  con lanchas silenciosas, linternas y palas.  Siempre se alertaba un poco pero cuando escuchaba los silbidos se relajaba y seguía durmiendo.

A veces por la mañana al despertar, descubría un ramo de flores silvestres en la mesa del comedor, era como un guiño de que habían estado allí, como un "Hemos estado aquí" "Gracias"

Un día al volver del trabajo vio un teléfono móvil en la mesa.  Le buscó un lugar donde ponerlo y lo dejó allí. Lo cargaba cada día para que permaneciera encedido en todo momento y eso era todo.  Su vida transcurrió apacible aún con la ausencia de David.

Cierta tarde el teléfono sonó.

"Sal de ahí YA!!! Coge el coche que hay aparcado en casa de David y sal del pueblo, y no vuelvas en un tiempo"

Se asomó por una de las ventanas y todo estaba tranquilo.  Ella no era nadie, no había hecho nada ni sabía nada. Pero intuía que aquella llamada era de los chicos y sabía que esa advertencia era real y no podía tomársela a la ligera.  Cogió algunas cosas y en minutos estaba arrancando un coche que como le dijeron estaba en la puerta de la casa de David con las llaves puestas.
Donde podía ir...
Salió del  pueblo, justo en las afueras un grupo de coches alineados y con cierta prisa se cruzó con ella.  Algo estaba pasando eso era seguro.  
Pasados unos pueblos y con las luces del alba en el horizonte aparcó en un bar de carretera. Llamó a David y le contó... Margarita no pudo evitar llorar,  ¿Dónde puedo ir?
Él le habló con calma. Tranquilizandola y sin perder su actitud amorosa ante ella.

Margarita buscó en el macuto que había llenado a toda prisa, no lo encontraba, lo volcó en el asiendo del acompañante.   Allí estaban  ¡LAS LLAVES! 
Bajó al bar, desayunó y no olvidó comprar el mapa de carreteras.

*

Siete horas después  entró en el desvío de tierra y diez minutos más tarde divisó el paisaje, era la misma perspectiva que tenía la posta.  Aparcó  bajo la sombra de un gran árbol y ando un buen trecho hasta llegar al porche.  Introdujo la llave y abrió la puerta.   Una corriente de aire fresco llegó a ella dándole la bienvenida.  Paseó por todas las estancias de la casa, tenía dos plantas, en la planta superior había tres dormitorio y un baño. Además un amplio balcón donde podría poner unas sillas con una mesa para tomar el aire por las noches.  Estaba preparada con todo los detalles, incluso tenía teléfono, por donde llamó a David para anunciarle que ya estaba allí.

" Estaré allí en unas horas" Anunció David justo antes de despedirce con un te quiero.

En la madrugada, las luces de un coche hicieron despertar a Margarita que se asomó alertada por una de las amplias cristaleras de su alcoba.
Era David, alguien bajó del asiento del copiloto y subió al coche que había utilizado ella para llegar allí.   El coche giró hacia el camino de tierra y se perdió en la negra noche.  David ya había entrado a la casa cuando Margarita decidió volver a la cama y cerrar los ojos.

David entró en el dormitorio como un fantasma, vio a Margarita dormida, destapada en ropa interior. Se desnudo y se deslizó hasta abrazarla por la espalda,  ella se movió con suavidad,  y se enlazaron las manos.  " He pasado mucho miedo David, que ha pasado"  Dijo a la vez que se volteaba para mirarle.

" Lo imagino, siento mucho que tuvieras que enfrentarte con esto tú sola, lo siento de verdad" Acaricio la mejilla de la asustada Margarita.

"Qué ha pasado?   Volvió a preguntar en susurros

"Cosas de los chicos, en unos días todo volverá a la calma. Nos llamarán. Te comprometerías si supieran que vives en la Isla. Entiendes? "

" Ya... pero estamos a salvo ?"

"Claro.  Estás en casa... "

"Quien era el que ha venido contigo"

"Uno de los chicos, devuelve el coche a su garaje para que no noten su falta, cualquier detalle es vital para estas cosas"

"Tengo miedo, no me gusta nada esto"

"No te preocupes, no es la primera vez que pasa, en una semana todo estará olvidado"

Él se acurrucó en su vientre, y durmieron  plácidamente.

Como esperaban al noveno día llamaron para invitarlos a una comida de hermandad, eso indicaba que todo estaba bien.  No había contratiempos ni sobresaltos.

Margarita tenía miedo. Decidió quedarse allí en aquella casa alejada de casi todo, donde nadie perturbaría su existencia y donde una vez más y esta vez para siempre consiguió el verdadero paraíso, donde creo su familia, donde nacieron sus dos hijos, y donde la vejez le llegó con los regalos de nietos y mucho amor. David la amó siempre, era parco en palabras pero con sus gestos se lo demostraba cada día. 



12 comentarios:

  1. Nieves, todo un tema entrar a comentar, me ponen carteles que me avisan de peligros de virus, por suerte hasta ahora los puedo cerrar y seguir. Esta historia me puso a pensar, cuántas mujeres hacen como esta protagonista, prefieren no saber y conformarse con una pequeña vida para ser felices, otras, más luchadoras no se miden en saber la verdad y obrar en consecuencia. Quienes son las que tienen razón y quiénes no? A veces saber demasiado trae infelicidad y alejamiento, pienso que cada cual tiene su derecho a elegir el camino, muy buena historia! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me comentaron hace tiempo , quizás tú tambien que se abrian ventanas de publicidad o algo así... la verdad es que no sé que puede ser. Yo no tengo configurado nada ni me han llegado notificaciones al respecto.
    No entiendo a que puede ser debido.
    un fuerte abrazo y muchas gracias por tu visita ;)

    ResponderEliminar
  3. Bueno he buscado informacion y he leido que algumos gadgle pueden crear paguinas emergentes publicitando. Los he eliminado todos . A ver si ya no dan mas la lata...

    ResponderEliminar
  4. Pues lo de eliminar los "gadgles" ha dado resultado, en cuanto al relato sigo esperando el desenlace, me tiene desconcertado, vaya giros que le das a los relatos, eres sorprendente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena y desconcertante.
    Besos, buenas noches, Nieves

    ResponderEliminar
  6. Ahora si se entra sin problemas! :)
    Me tiene intrigada esta historia, espero la continuación
    Besos

    ResponderEliminar
  7. aprecciate much your blog kisses

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por vuestros comentarios.

    Me alegra mucho poder haber dado solución a esas ventanas emergentes que venían dando la lata en los últimos tiempos.

    Doy por finalizado este relato... hay ciertas cosas que siempre es mejor dejarlas en el aire, aunque lo que había allí escondido puede que estuvuera cargado de justicia aunque se tuvuera que dejar aún lado la ética...

    Mil besos y feliz fin de semana a todos amigos y amigas.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Nieves! Hoy pude entrar sin problemas! Un abrazote!

    ResponderEliminar
  10. con final abierto
    Nos has mantenido con intriga, nos llevaste en magnifico relato
    Abrazzo

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....