Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 2 de julio de 2014

¿ Y EsTo?

De vez en cuando nos encontramos de bruces con esas cosas que nos quieren vender como algo maravilloso e innovador y con el tiempo descubrimos que no era tan fantástica la cosa...

... Esas gomas de borrar bolígrafos, esa tira en la nariz para no roncar, el tenedor eléctrico, el  parchis de ochos jugadores, las maquinas se secar las manos de los baños públicos, - secar puede que sequen, pero después de no sé cuanto tiempo moviendo las manos y a mi siempre me han dado cierto repelús  - ...

... Nos hicieron creer  que tenías que beberte el zumo de naranja rápido rápido,  para que no se fueran las vitaminas, si tocabas una planta con la menstruación se marchitaban o que no se podía hacer mayonesa porque se cortaba, si te quedabas mirando una mosca mientras  pasaba por tu nariz te quedabas bizco,  si te comías las semillas de la sandía te crecía una dentro,  y si  comías chicles se quedaban pegados a las tripas, que si dormías con plantas en el dormitorio te podías quedar sin oxígeno, o que los cactus eliminaban la energía del ordenador, que si pisabas una caca te daba buena suerte,  y cuantas cosas más, uf tantas como la imaginación nos diera...

También están esos casos sin parangón como lo de  Ricky Martin y la mermelada, el cambio de madre de Will Smith en el príncipe de Bel air.  -¿ que pensaban que no nos íbamos a dar cuenta?-  Y aquello de que Marilym Manson era Poul de "Aquellos maravillosos años"...   y tantos casos más que ahora mismo mi mente no recuerda.   El caso es que nos la quisieron colar con tantas cosas,  que ya no le damos importancia y nos sirve hasta de juego el poder recordarlas...
¿Recuerdas alguna?






8 comentarios:

  1. Buen texto me encanta como escribes. Hasta de los condones no se puede uno fiar, y no compres de los más baratillos, que te puedes llevar un disgusto. Que verdades que has contado, con todo aquello que nos contaban, valga la redundancia. Lo barato siempre sale caro. Aquí cunado eramos pequeños y sobre todo en la escuela nos decían: "no te masturbes que te quedarás enano".

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  2. Nieves, grandes verdades.
    De niña a la que tenía miedo era a los tísicos (los chupa sangre) por ahí anda un relato que escribí hace un tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Cuando antes de oscurecer, a casa que viene el hombre del saco, o la primera epileidy, que te pegaba unos pellizcos jajaja
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo de lo que más me recuerdo es de la pandemia de la gripe A, compraron millones de vacunas, quitaron a los patos y los cisnes de los parques y los estanques, algunos iban por la calle con mascarillas, cerraron guarderias y campamentos de verano, ¿y en que quedó todo?. Pues eso, que las farmaceuticas se forraron.
    Pero se me podían ocurrir muchas más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuántas nos hemos tragado... por aquí abundaban las supersticiones: que si pasabas debajo de una escalera no te casabas o abrir el paraguas dentro de la casa traía mala suerte.
    También: para parar el hipo hay que respirar dentro de una bolsa de papel.
    Muy bueno, Nieves, me enteré de algunas que no sabía y recordé otras.
    Abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Ay que ver cuantas cosas, cuantas mentiras cuantas leyendas nos inventamos...
    Gracias por aportar las vuestras había algunas que no escuché y otras que recordé.

    Mil besos amigos !!
    :)

    ResponderEliminar
  7. Nieves, a veces nos sugestionamos, cuando era chica mi mamá tuvo un pequeño accidente en la calle con mi hermano, solo algunos golpes menores, pero a la mañana se le había roto un paquete de sal gruesa, y eso era mala suerte! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Son infinitas las creencias populares
    Abrazos

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....