Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 13 de septiembre de 2013

Pensamientos ... Divagaciones



"Una sabe que no hay vuelta atrás cuando empiezas a encontrarte  esas pequeñas cosas que se usan cada día  repartidas por los rinconsitos de casa, discretamente colocadas sin ánimo de molestar ni entorpecer,  como escusa de no tener que marcharse y tan limitadas como para no establecerse definitivamente"

Valeria estaba convencida de hacerlo esta mañana, levantarse de la cama y ordenar el pequeño caos en que se había convertido su coqueto hogar.  Desde hacía meses se sentía en el limbo en mitad del salón o en pleno baño. Encontraba sus hermosos dibujos colgados en la pared del salón con chinchetas de colores, la guitarra siempre desenfundada apoyada en una de las paredes del dormitorio, botas, chanclas y pareos,  gorras, gafas y lentillas, cepillo de dientes, mochila  y su anillo siempre perdido, tres libros, mp3 y su gato Lincoln...

Quería recuperar algunas de las cosas que perdió...  cajones ordenados, encontrarlo todo a un golpe de vista, volver a su simplicidad,  a su  filosofía de poco es mucho, menos es mas... 
Se puso en pie y miró por la ventana, era una típica mañana de Sábado otoñal,  aunque fuese el último fin de semana de la estación veraniega.  Las nubes negras en el cielo, el viento aporreando las ventanas, la fuerte lluvia  provocaba que la calle estuviese desierta, los edificios  despedían  esa luz blanquecina que provoca las tormentas. 
Dirigió sus  sonámbulos pasos hacía el salón. Lincoln subido en el sofá, inmóvil,  observaba a su dueño que daba sus trazos a una obra casi terminada.  Tenía las manos negruzcas por el carboncillo y alguna marca en el rostro por haberse tocado. "te ha llamado tu madre".     "luego la llamaré" 
Descubrió entonces lo tarde que era, el reloj  marcaba las 11 de la mañana.  "Quieres un café, me haré uno".

Lincoln la siguió, se paseaba entre sus piernas, ella siempre temía pisarle, o caer de bruces en su afán de esquivarle,  le puso un poco de comida en su cuenco para que la dejara andar libremente.
"No le des de comer es temprano, y luego querrá mas... se va a poner hecho una bolita" 
Valeria ignoró la petición. El gato devoraba silencioso su comida.

"Porqué me has dejado dormir tanto, ahora es muy tarde"  Comentó mientras colocaba las tazas en la mesita baja y se sentaba para  echar sus dos cucharadas de azúcar en su café  humeante.
Daniel se levantó del taburete donde pasó la mañana pintando, limpió sus manos en un trapo especial que tenía preparado para ello,  se subió el pareo colocándolo en su cintura... volvió a caer, lo desató, lo abrió  mostrando su desnudes durante un nanosegundo y volvió a hacer el  nudo.

" Para un día que puedes levantarte cuando te plazca, además para que es tarde, ¿Qué vamos a hacer hoy?"

"no... nada, además con este tiempo.... mejor quedarnos en casa... " Dijo mientras daba vueltas al café y le sonreía aún con la cara de trasnoche...

Se escuchó un trueno que hizo retumbar todo su pequeño mundo, se estremeció, nunca le gustaron las tormentas. " Había pensado decirte que aclararas tus ideas, que decidieras de una ves establecerte en casa  y reubicar definitivamente todas tus cosas, dejar de vivir como si estuvieras de vacaciones. Preparamos la habitación del fondo para tus trabajos, compramos un ropero grande para toda tu ropa, el otro día estuve viéndolo en la web, y no nos vendría mal un armarito para el baño,  para ordenar todas tus cremitas, cuchillas,  lentillas y champús para que no estén amontonados en el rinconcito.  Había pensado en dejar espacio en la entrada de casa para tu bici, poner tu nombre en el buzón..."

Daniel  bebió el último sorbo, se incorporó hacia ella y le dio un beso en la comisura de los labios. " Estas muy callada hoy, en que piensan dime..."

"no me gustan las tormentas..."  En su rostro se reflejaba el miedo,  pero no era de la tormenta ... no.

"Te gusta como va quedando..." 

"Claro!!! es uno de los que mas me gustan"

Valeria se sentó un rato en el puf, mientras veía a Daniel dar suaves trazos a su obra... había pensado muchas cosas, sólo eran eso, pensamientos con miedo a ser palabras,  con miedo a que cuando fueran escuchadas descubriera de golpe que al querer más obtuviera menos, a que aquel hombre con alma de muchacho no quisiera roperos,  ni armaritos,  ni su nombre en el buzón,  miedo a que imponiendo el orden llegara el verdadero caos...  Había pensado mucho, pero ahora...  - alargó la mano hasta la radio, la encendió y la música invadió cada rincón de su hogar,  Daniel empezó a moverse a ritmo de la música y a canturrearla... -  ahora creía que no era buena idea, que quizás no debería forzar las cosas, le había dado muchas vueltas a todo este asunto,  creía tenerlo claro pero después ha pensado... mejor que no....






7 comentarios:

  1. Nieves, muy bien narrada esa lucha interior que a veces sucede en las personas y que nunca sale a la luz por temor a equivocarse, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Es mejor no tomar decisiones trascendentales los días de tormenta,...

    ResponderEliminar
  3. No hay que forzar las cosas, si ha de ser será y cuando toque. Valeria al parecer así lo entendió,
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  4. a veces tenemos que pensar mil veces nuestras decisiones, y es algo muy difícil, pero siempre tiene que darse en el momento adecuado.
    un Abrazo

    ResponderEliminar
  5. "Pensamientos con miedo a ser palabras"... y entonces nos quedamos calladas y en la incertidumbre de una situación que no es ni chicha ni limonada, algo provisorio, suspendido.
    Me gustó mucho como lo narraste.
    Un gran abrazo, Nieves.

    ResponderEliminar
  6. Creo que era un buen momento para tomar la decisión,era un momento relajado, cuando mejor salen las palabras. Animo a Valeria, no hay que tener tanto miedo al cambio!!!

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  7. GRACIAS Cristina,
    A. Sadler
    Verónica
    Jossep
    Mirella
    y por supuesto Patry,
    Aunque no sea real lo narrado en esta historia, está basado en pensamientos reales, porque cuantas veces hemos pensado despojarnos de todo lo que teníamos dentro y cuando ha llegado el momento lo hemos dejado para "más adelante, para otro momento" ¿No os ha pasado? a mi si...

    Besos a todo@s :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....