Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 5 de septiembre de 2013

Delirios de un insecto anónimo


























Ya lo vi venir de buena mañana, hoy no iba a ser un gran día para mí,  no habría paseos por la playa, ni baños entre las olas saladas, no habría aventura en la sierra, ni siquiera un triste paseo por alguna de las ventas de carretera que tanto me gustan y en las que  siempre hay alguna perrita bonita a la que olisquear.
Hoy ya en el desayuno, cuando Claudia, se sentó justo al lado de mi amigo Damian lo supe, hablaban de lo bonito que era el lugar, que le habían dicho que era una zona muy tranquila... 
Damian fue a por el coche, y no me silbó para que le acompañara,  eso ya me hizo tener picores. Claudia me colocó la correa, podía haber elegido cualquier otra pero ella eligió  la roja,  la que me hace rascarme como un condenado. Esperamos los dos en silencio en la puerta de casa hasta que vimos llegar a mi amigo, me quise montar en mi lugar habitual pero Claudia me dio un tirón de  la correa que casi me ahoga y que  irremediablemente me hizo parar en seco, protesté,  gruñendo claro! esto ya no me gustaba.

- Tu iras detrás muchacho, en tu cajón.

Malditasea, al maletero enjaulado... hoy nada de sacar la cabeza por la ventanilla y música de Iron maiden ... ni quisiera podía mirarles, sólo podía ver al conductor del coche que nos seguía, siempre me mareo en esta posición,  ay que malito me estoy poniendo...

Por fin después de no sé cuantas horas de viaje  hemos llegado a uno de esos aparcamientos diáfanos y al aire libre, Damian me saca de este claustofóbico habitáculo.

- Lo siento amigo, ya sé que no te gusta esto, te daré un poco de agua.

¿Agua ?  yo no quiero agua. Yo quiero que me quites la correa y salir corriendo hacia ese montículo de tierra, que me achuches y me tires la pelota para desengrasar y ya puesto podríamos ir a un bar de bocadillos y me das una de esas pancetas tan grasientas y deliciosas.

Que nooooo, que no quiero agua....
Olí el cacharro con agua y lo desprecié dando media vuelta.

No tardé en descubrir que hoy era una de mis visitas  favoritas, las cuevas, rutas, y senderos con mil recovecos por explorar y olfatear.  La cosa parecía ir mejorando. Este viaje infernal podría tener su recompensa.

De pronto pararon, empezaron a hablar,  bla, bla, bla, bla, bla, bla, que si tu, que si yo, no se qué de un cartel. 

- Te vas ta tener que quedar aquí, pórtate bien, no te muevas que volvemos pronto.

Queeeeeeeeee, aquí me dejaaaaaaas, en una farola ????!!!!!!!  

No lo podía creer, esto era indignarte. 

Las hormigas empezaron a llegar, no sé de donde,  empezaba a tener picores por la correa, el calor empezaba a notarse y comencé a agobiarme. Cuando pensaba que nada podría ir a peor vi a uno de esos bichitos voladores rojos con puntitos negros, mariquitas lo llaman, empezó a gritar como una  condenada. 

- Eh Sr. Tejón!!! Estoy aquí, en la entrada de la cueva, en la farola !!!  Ehhhh aquí, aquí  junto al can

¿ Que me ha  llamado? ¿can? Dios santo que lugar es este, me giré un tanto con disimulo y allí estaba el famoso Sr. Tejón con la que  parecía ser su compañera tomándose una cervecita, refrescándose en la tarde de calor.  Obviamente el afortunado Sr. Tejón  hacía oídos sordos ante el griterío de esta chiflada...

- No ves que no te ve. Darte un volteo y vete con ellos.
-No puedo. El Sr. Tejón y yo tenemos algo entre manos... ya sabes Alto secreto.
- Y por eso lo llamas a gritos.
- Claro, todos creen que yo estoy chiflada pero este traje es un disfraz sabes. ¡¡¡No mires atrás!!!  Tejón  no para de mirar aquí, no sabe disimular y su Sra. va a descubrir todo el tejemaneje.
- ¿Que tejemaneje?
- Tu secuestro
- No temas, somos pacíficos, la agresividad no va con nosotros, tomátelo como unas vacaciones.

De pronto dejé de sentir la calor, mis ojos petrificados miraban la entrada de la cueva esperando que el milagro se produjese, mis dueños deberían de aparecer en cualquier momento, pero a la voz de ya, era cuestión de ¡¡¡ vida o muerte!!!

Pasaban los minutos y no pasaba nada, el insecto anónimo, -lo llamo así porque no sé quien había tras el supuesto disfraz- esperaba refunfuñando palabras que no alcanzaba a comprender y de su compinche... pues bueno...  no sé nada porque tenía prohibido mirar a atrás, así que yo mirada al frente, esperando desesperadamente ver a mi amigo, incluso a Claudia que no fue nuca santo de mi devoción...

- Estaba pensando... como me vais a desatar de la farola, y donde me llevaréis.
- Ese ya no es mi trabajo. Mi trabajo es localización y retención de eso se encarga Muerte Roja.
- ¿Muerte Roja? y quien es una oruga boxeadora o qué...
- Cuando la veas escupir fuego por sus fauces y volar por los cielos dejarás de hablar con tanta sorna amigo...

Dios santo, "fuego por sus fauces y llegará volando" se me escapó entonces un poquito de agüita amarilla.
Volvió la calor, creí que me caía desplomado, esto era el fin, el complot animal creaba su propia Vendetta por todos los caracoles que mordisquee,  todos los hormigueros que destruí, Ay dios un perro con tanto futuro y tantas  ganas de vivir como yo...

Y en ese momento, creí haber rosado con mi hocico el paraíso perruno... Vi la punta de unas deportivas, las reconocí al vuelo, Damían Damian Damiaaaaaaaaan, gracias, me agitaba, saltaba, pinaba las orejas y movía el rabo como si me hubieran dado una corriente eléctrica, daba brincos descontrolados y descontrolado volvió a salir otro poquito de pis.

-Tranquilo, ya estamos aquí.   Me acarició detrás de las orejas.

Crich! escuché a pesar de mi euforia desmedida.

Bueno... un accidente lo tiene cualquiera, el insecto anónimo viajó con nosotros hasta casa en la suela de las deportivas de mi amigo.
En la mañana siguiente descubrí que ya no quedaba a penas rastro de aquel fantasioso animalillo volador, después de una larga  noche de meditación me he dado cuenta que me dejé llevar por el pánico, la calor me tuvo que afectar demasiado y no sé porqué creí en los delirios de un insecto volador con aspiraciones a llevar a cabo actos malvados. Con seguridad aquel humilde tejón pasaba una tarde plácida con su amorosa señora y  era ajeno a todo aquel Tejemaneje,  y de  la tal muerte roja... bueno cualquiera sabe... mas fantasía imposible...
Lo que sí es verdad es que cuando vi a mi fiel amigo Damian descubrí nuevamente, - porque en muy pocas ocasiones estuve tan apurado como en eso momentos en los que creí que  sería mi fin -, que tener a mi lado a mi amigo y compañero de aventuras es como asomarse a una ventana llena de Sol.
Así me va, llevo una buena vida de perro, tengo pocas aspiraciones, de nada me puedo preocupar, y está claro que de Damian nada ni nadie me pueden separar.




~~~~~~~~~~~~~~   ◘   ~~~~~~



Gracias Tejón, por tu generosidad  y simpatía,
 por cederme la foto para que creara  mi historia
que ahora es tuya.




10 comentarios:

  1. Qué mal momento pasó el perro, la calor axfisiante debió afectarle a la cabeza, mira que tener miedo de un bicho tan pequeño (y con mala leche)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Eres un cielo, Nieves, las gracias te las he de dar yo a ti por deleitarnos con este relato tan lleno de matices, colores, sensibilidad, sabía que no me ibas a defraudar y ya me empieza a invadir la intriga, ¿Qué pasará con las nubes?.
    La foto creo que queda muy bien y no le hace de menos al relato.
    Un abrazo de los grandes.
    ¿Ah! y que me alegro de haber madrugado y ser el primero,jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Que lindo relato Nieves, Mis perritos pocas veces los he visto asustarse por un bicho, pero lo que sí frecuentemente pienso, es en lo que ellos piensan jaja, es medio raro, pero los comprendo muy bien a cada momento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que chulada!
    Pobrecito perro, durante todo el relato me has hecho sonreír y generado tensión al mismo tiempo.
    Pobre perro, supongo que entre el calor, la atadura y la sensación de desasosiego se volvió un poco majara y se inventó su propia invasión por insectos diminutos.
    Yo pensé por un momento que era una garrapata.
    Fantastico el relato, en serio.

    Tienes mucha capacidad de invención. Y eres tan divertida contándolo?? me encantan los diálogos del perro y sus pensamientos plasmados.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. Nieves, estaba segura de haber leído Delirios de un insecto atómico, y mientras leía descubrí que era anónimo! La fantasía me llevó más lejos en tu relato fantástico, un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Entrañables animales que tanto nos aportan. El día en que todas las personas sepan amar a los animales, el Mundo será cuadrado, redondo, pero seguiremos firmes en pie, apostando por el amor como la mejor arma para seguir siendo felices compartiendo.
    Un besiño muy grande,
    Rosa María Milleiro
    http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. * Vero, No te puede dejar llevar por el tamaño... miras los virus!!! ni se ven y mira lo malita que nos ponemos :(

    Un besote muuuuy grande amiga :)


    *Tejón, La foto es fantástica, tiene mucha personalidad y alma.
    Me alegra que te gustara, como habrás visto he jugado un poco con lo que me contaste.

    El siguiente relato está ya casi casi, le queda asentarse y quizás unos matices. muy pronto lo podrás leer. :)

    Un besote grande amigo :)

    * Jossep, A mi también me pasa, los perros son muy inteligente ya lo sabes, y con los dueños, que terminan siendo amigos inseparables terminan por tener una conexión preciosa, todos comprendemos a nuestros perros con tan solo una mirada o arqueo de orejas.

    Un abrazo amigo :)

    *Gala, Pues puede que sea una garrapata!! no olvides que es un disfraz y que puede ser cualquier bichejo volador menos una mariquita.
    Gracias amiga, un abrazo y un besoteeeee :)

    *Cristina, Me has hecho reír porque me has recordado a mi misma, alguna ves me pasó también eso de leer otra palabra.
    Este insecto era un poco terremoto e inestable, puede que eso de atómico no hubiera estado mal plasmarlo en el relato.

    Te acuerdas de la hormiga atómica? Eran unos dibujos animados que veía cuando pequeña. No sé si en Argentina lo pondrían.

    Mil besos amiga :)



    Rosa Mª, Es verdad que cuando sepamos valorar y amar al mundo animal en general, todo será mejor, pero no hay que ser iluso y sabemos que hay mucho ser humano un tanto bárbaro que aún piensan que los animales no tienen derechos y se puede hacer con ellos lo que les plazca.
    Una pena... pero no hay que desanimarse.
    Los animales son nuestros compañeros y viajamos juntos en este planeta tan hermosos.

    Mil besos amiga :)

    ResponderEliminar
  8. Muy gratificante, es una suerte encontrar una obra conjunta de Tejón y tuya (mis favoritos)...
    Respecto al "can", y al "insecto anónimo" me temí algo malo...

    ResponderEliminar
  9. HE LLEGADO AQUI POR BLOGGALADA EN EL CUAL COMPARTIMOS CARGOS N LA MUNICIPALIDAD... UN PLACER LLEGAR POR AQUÍ Y CONOCER TU BLOG. HAY MUCHAS COSAS INTERESANTE QUE LEER POR ACÁ.
    SALUDOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
  10. *Rubén, Ay, es un honor que sea una de tus favoritos, ten por seguro que es recíproco, pero eso lo debes intuir.
    Gracias por buen humor y sacarme siempre una sonrisa.

    Un beso amigo :)

    * Innombrable, Pues si que es verdad que te conozco de verte por Blogalada y leer tus comentarios, porque suelo leer las entradas y los comentarios de los vecinos.

    Me alegra un montón, de verdad que decidieras visitarme, sin duda iré a leerte y conocerte mejor.

    Un saludo y espero que vuelvas y curiosees por aquí :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....