Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

sábado, 16 de junio de 2012

Esperando a echar a volar




El Lunes pasado, de buena mañana llegó mi hermana  después de haber pasado unos días en la playa...

Me senté en la mesa de la cocina para beberme mi cafelito matutino cuando me di cuenta que en medio de la mesa a modo de decoración había un cesto de mimbre... Di un sorbo al café mientras observé que dentro había como...   ¿ servilletas de papel usadas ?
No había nadie en casa en esos momentos para poder preguntar  a modo de expresión espontánea ¿Qué era eso? Así que me incorporé y vi que era... ¿Que era?... Retiré ligeramente las servilletas y  OOOOOOOOOOOOOOh!!!!

Estaba en un rinconcito, acurrucado y de pronto me miró.
Era un gorrión.
Pero ¿ cómo había llegado aquel  pajarillo a esa cesta de mimbre una mañana de Lunes  cualquiera para ser observado por MÍ mientras me bebía el cafelito del desayuno ?

Esta es su historia
(basada en hechos reales)

El Jueves anterior al día de autos - Lunes- mi hermana y su esposo bajaban a desayudar a la cafetería habitual.
Marco lo vio de lejos pero sólo cuando estuvo junto él pudo asegurarse de lo que veían sus ojos.

- Se ha caído del árbol... Mira el nido!!. Dijo Ana mientras dirigía la mirada a un árbol.
- Que hacemos??  el nido está demasiado alto.  Contestó Marco

Ana  miró a su alrededor y pensó en dejarlo en un macetero - de estos que están en las aceras a modo de decoración callejera- que justo estaba a medio metro de su nido.

- La madre lo oirá y volverá a por él. Ana parecía estar muy segura de ello.

Esa mañana desayunaron en los veladores del exterior para tener vijilado al pequeño pajarito... pero algo inesperado  sucedió, el pájaro en un arrebato de explorador quizás, saltó del gran macetón y volvió a la calzada.
Ana corrió  apresurada a por él y esta ves se lo llevó entre las manos hasta el velador.

- Que hacemos Marco?  No podemos dejarlo aquí para que lo coja alguien y le haga daño, o se vaya para la carretera y lo atropellen.

- Ana que su madre lo va a encortar cuando venga... Marco no veía claro esa opción... esa que ya  veía venir.

- Nos lo tenemos que llevar.
- Se va a morir Ana.
- QUE NO SE MUERE!!!!...  Yo he alimentado a muchos gorriones que se caían en mi patio .

Marco, Ana y pequeña ave voladora se fueron al piso,  pasaron allí los cuatros días y se lo han traído a casa.



El día de autos ( Lunes)  Ana tenía que hacer unas cosillas y pasaría el día conmigo,  así que no podía dejarle solo todo el día en su casa, de echo lo lleva a todos sitios, allá donde va ella, Pichí le acompaña.

Durante el día es normal que Marco la llame desde el trabajo pero hoy la conversación era totalmente distinta a lo que suelen hablar:

- Si, estaba despierto cuando me levanté...    Si si, ha comido, la caca es normal un poco amarilla por el maíz que le di ayer.... si está muy bien, está aquí conmigo....

Aunque yo estaba por allí revoloteando jugando con mi sobrino a  "la princesa Chicle y  el Rey hielo" no pude evitar esbozar una sonrisa porque escucharla me recordaba a  esas conversaciones donde el padre hace a la madre esas preguntas de su hijo recién nacido, emocionados y expectantes cada día de los pequeños avances que suelen tener.

Yo la llamo cada día para ver como está y al parecer ya va cogiendo energías y revolotea ágilmente, ha decidido que dentro de unos días lo llevará a un jardín de estos de barrio, donde algún que otro gorrión llega cada tarde para comerse las migajas de las meriendas perdidas de los niños y allí hará una prueba haber si echa el vuelo.

Lo que es verdad es que esta acogida temporal nos ha hecho mucha ilusión a todos porque desde que eramos adolescentes no hemos tenido una ocasión tan gratificante como ésta...  sabemos que mas pronto que tarde volará libre pero permanecerá en nuestro recuerdo y memoria familiar como los que en otros tiempos llegaron y volaron libres...  siempre  los recordamos.





9 comentarios:

  1. Estas cosas, hacen que la vida merezca la pena vivirla.
    Nos sacan, nuestro lado más tierno.
    Buen finde
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola Nieves, espera el relato sobre el gorrion que habias mencionado en una entrada anterior, pero nunca pense que iba a ser de tanta ternura, me encanto el relato de la conversacion de Ana y Marco
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que bella historia que me lleva a mi niñez. Yo viví mi infancia hasta los 25 años en un chalet: bello, bello lugar... árboles, verde, animales; escarabajos de las patatas, gusanos de las coles, mariposas, ranas, murciélagos, golondrinas que cada año hacían sus nidos en el sitio de siempre, etc, etc. Yo he criado a mirlos que se quedaban huérfanos. Tengo tan bellas experiencias. Por cierto me han enriquecido para estar siempre en posición de ser mejor persona. Puedo decir y digo, que los animales en mi vida, han sido un código para ser más coherente con la vida, a la par de respetuosa.
    Mi agradecimiento por el relato que has hecho y me ha llevado años atrás en mi existencia. No es un cuento de la China, y sí de mi vida.
    Un besiño,
    Rosa María

    http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito! Si tienes un poco de corazón es muy difícil dejar a un animal indefenso en la calle. Me alegro de que se lo llevaran a casa.

    Un besote

    ResponderEliminar
  5. * Verónica, Es una sensación bonita,te hace recapacitar que de vez en cuando debes mirar con ojos altruistas porque siempre hay pequeños gestos que ayudan...
    Besitos ;D

    * Lapislazuli, Ana y Marco (mi hermana y cuñado) real como la vida misma, no tienen hijos y estos días tienen uno de acogida...

    Un abrazo :)

    * Rosa María, Yo también he criado Mirlos, me lo has recordado, que cagones son verdad?
    Siempre es bonito y gratificante recordar esos momentos del pasado donde se fue feliz y donde quedó tanto amor incondicional porque el amor por los animales es así, no crees?
    Pero eso solo lo sabemos quien respetamos a los animales...
    Gracias por tus bonitas y amables palabras.
    Besiños :)

    * Dorothy, Es fácil seguir adelante como si nada, porque es un solo pájaro mas de tantos... pero quien sabe como hacer para que alimentarle no puede evitar llevárselo para darle una segunda oportunidad. Él la tendrá.
    Un besote :D

    ResponderEliminar
  6. Hola Nieves, a veces ocurre que se caen de los nidos y apenas saben volar, bonito texto.
    que tengas una feliz semana.
    saludos.

    ResponderEliminar
  7. * Ricardo, Que es justo lo que le pasó a este pequeñín.

    Feliz semana, Un abrazo :D

    ResponderEliminar
  8. Mi niña, a ti que te pasa?
    Te encuentras con todos los seres diminutos y con necesidad de cobijo y ayuda.
    Aun recuerdo la entrada del escarabajo, tu casa tiene un imán para recoger a estos pequeñines.. aunque realmente no creo que sea tu casa, sino que por alguna extraña razón tu corazón les atrae, porque saben que allí encontrarán esa ayuda y cuidados que necesitan.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  9. * Gala, Pues mira que lo he pensado!!!
    El escarabajo sigue por aquí, de ves en cuando lo perdemos de vista pero cuando menos lo esperas lo descubres revoloteando.

    El pajarito solo viene de visita ya que mi hermana es la "mamá adoptiva"
    pero supongo que serán animales con suerte porque no muy lejos de mi casa , animalito que cae.. animal que matan...

    La vedad es que aquí están a salvo y a la ves libres porque solo los cuidamos el tiempo que ellos quieran quedarse.
    Un beso Gala:)

    Ah!!! El día que vuele libre lo contaré...

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....