Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 22 de junio de 2012

Cosa de brujería



Creerme cuando os digo que estos días en que vivimos, tan convulsos y cargados de incertidumbre nos son tan terribles ni cargados de necesidad.
Hubo un tiempo y no muy lejano que se pasó necesidad y hambre de verdad...



- Pero de verdad te pasó eso???

- Si hija si.  Respondió el abuelo a la nieta.

- Cuéntamelo otra vez abuelo....

Era una noche oscura y tenebrosa... la noche de las brujas.
Se me hizo tarde en el trabajo y la noche me sorprendió a medio camino...
Me apresuré todo lo que pude por la zona de los campos, pero al llegar al centro urbano mis pasos fueron mas relajados, había poca luz, en aquellos años las calles carecían la gran mayoría de alumbrado y no estaban asfaltadas,  eran de tierra, había que andarse con cuidado para no tropezar y más a esas horas...

Al atravesar una calle me sorprendió un sonido....   PIO PIO PIO PIO
Mis ojos se abrieron de la sorpresa, un pollito andaba suelto en la madrugada... y en aquella época tener un pollito era tener comida, se le alimentaba con las sobras de la casa y en pocos meses un buen caldo.
Fui y lo cogí tan rápido como pude, lo metí en mi cazadora y cerré la cremallera.
Pero cual fue mi sorpresa cuando de pronto vi otro, y otro y otro y otro...

Madre mía esto era un golpe de suerte!!!!

Los metí a todos dentro de la cazadora,  no sé cuantos pude coger pero te aseguro de serían mas de 15, la cazadora se movía sin parar, me arañaba con sus patas y picos y no dejaban de piar así que mis pasos fueron entonces rápidos y enérgicos, mi nerviosismo se  mezclaba con la alegría del hallazgo, tendríamos pollos para comer bien durante una buena temporada.

Al llegar a casa  di un par de golpes al llamador porque los pollos no dejaban de moverse y picotearme... no quería que se me salieran de la cazadora al abrir con las llaves...

- Quién es? Era la abuela, un tanto asustada por las horas.

- Soy yo abre. dije en susurro y con la voz agitada.

La abuela me abrió y al ver mi cara sabía que pasaba algo.

- Mira MIRA LO QUE TRAIGO!!!  He encontrado pollitos. Abrí la cremallera para dejarlos caer en medio del salón y descansar de  los picotazos ...

La abuela me  miraba entre asustada y entusiasmada, esperando ver caer a los animalitos.
Pero cual fue la sorpresa cuando al quitarme la cazadora de golpe para darle la GRAN sorpresa,  no había nada, NADA DE NADA.
Me llevé las manos a la cabeza diciendo:

-  AY AY Esto es cosa de brujería!!!!

Porque yo vi los pollitos y los sentí en mi barriga hasta el último momento, eso nadie me lo puede cuestionar y ya se sabe que en esta noche puedes encontrarte con la brujería en cualquier camino.
Y yo la encontré en aquél cruce, porque en aquellos días tener unos buenos pollos para el caldo era lo mas importante...

La abuela no lo creyó, no sabía lo que podía haberme pasado, me preparó  algo de comer antes de irnos a la cama mientras yo le contaba una y otra vez lo sucedido y te aseguro que no creyó ni una palabra...




Sólo cuando nos fuimos a dormir, me quité la ropa y los arañazos  marcaban toda mi barriga lo creyó ...


Fuera lo que fuese,  aquello  perduró en la memoria de ese abuelo hasta el fin de sus días porque nunca pudo entender lo que ocurrió realmente,  pero así, tal y como os lo he contado me lo contó a mí.




Aquí os dejo mi particular hechizo...


Ojos de sapo, patas de rana,
que tengas suerte toda la semana.

Alas de murciélago, cola de lombriz,
que hoy y siempre seas muy feliz.

cuernos de dragón,
 que nunca nadie hiera tu corazón. 

Caldero, calderito, 
que nos abunde el dinerito.




8 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu historia Doña M. La magia existe aunque nos empeñemos en negarlo.



    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. No creo pero que las hay, las hay
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No se puede asegurar que fue una alucinación lo del abuelito, aunque el hambre es llave de delirios, incluso en gente joven. Sin embargo, siempre existieron cosas fuera de lo común, situaciones que no alcanzan razonable explicación y que entran en la dimensión de lo desconocido. Como sea este relato no deja de ser incitador de curiosidad y con un final que deja al espectador el libre albedrío de intentar encontrarle una explicación.
    ¡Saludos!
    Pd: Por tu hechizo deduzco, que en lugar de una brujita, eres más bien un ángel de la guarda.

    ResponderEliminar
  4. * Rosa, Lapislazuli...
    Esta historia me la contó varias veces porque yo le preguntaba y no lograba entender al igual que todos como pudo ocurrir algo así, el caso es que él lo contaba muy bien y le daba un toque de misterio y de miedo que para una niña -yo- amante de todo lo misterioso era TOTAL!!!

    Un besote grande a los dos, MUACK!! :)


    *Juan Carlos, Cuando le pasó esto era relativamente joven 40 50 años.
    Son misterios que pasan y nunca podemos encontrar la lógica...

    Gracias por tu visita.
    Saludos!

    Por cierto...
    Felicidades!!!!

    ResponderEliminar
  5. El abuelo de tu historia tenía la magia a fuer de solución de enigmas.
    Y un historia contada mil veces... hace verosímil cualquier elemento por fantástico que parezca.
    Bien contado, Nieves.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. * PiliMª, Es verdad lo que dices, cuando escuchas a una persona contar la misma historia, con sus mismos detalles y con la misma emisión y suspense, terminas creyéndolo por muy fantástica que te pareciera la primera ves que la escuchastes.
    Gracias por dejar constancia de tu visita.
    Un Abrazo :D

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la historia,hay cosas que no tienen explicación pero la mágia existe. Enhorabuena Nieves

    ResponderEliminar
  8. * Patry, Que ilusión me ha hecho verte por aquí.
    Me apetecía compartir este espacio contigo, que has compartido tantos buenos momentos y que sin duda formas parte de mi vida.

    Un beso grande :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....