Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 24 de enero de 2017

En la habitación contigo


Me gusta jugar. Y sé que la vida es puro juego. ¿Sabes jugar al póker? - preguntó mientras expulsaba el humo de su cigarro-
"Un poco. No soy profesional. Juego para divertirme" Respondió la chica con cierto reparo, no le gustan la gente  de apuestas y timbas.

"En la vida y en el amor sobretodo, es como en el juego de póker, hay que apostar todo, con el riesgo de perderlo  todo"  Sentenció como si aquella frase fuera la ley.
Apagó el cigarro en el cenicero junto a la mesita donde estaba sentado y se levantó buscando algo.

"A mi siempre me ha dado miedo apostar demasiado, soy una perdedora innata. Yo no suelo triunfar, ni en la vida, ni en el amor ni en nada"

Él se paró entonces. Encontró la botella de agua, la cogió y bebió.  Se le notaba aún más flaco que lo recordaba.  Le gustaba la silueta de su cuerpo desnudo  en la penumbra de la habitación. Era un hombre no muy guapo pero con un cuerpo razonablemente bonito. Era un hombre de conversaciones. Era un amigo discreto  y un amante salvaje.

“Pues no  te veo como una perdedora joder. De hecho tengo que decirte que no suelo gastar mi tiempo en perdedores. Eres una mujer que me deslumbra a cada rato. Tienes la sabiduría y la parsimonia del que  observa. Sabes que cuando algo se me tuerce no busco a nadie más que a ti.   Y ni yo ni nadie busca a cobardes o perdedores para que les saque del embrollo"

Deambuló mientras hablaba por la habitación.  Se paró a los pies de la cama. ¿Te gusta estar conmigo?  Cogió el dedo gordo del pie de la mujer y lo acarició de una forma cariñosa.  "claro que si... "
Le pidió que volviera a la cama. Hacía ya un buen rato que se había levantado. Se deslizó hasta apoyar su cabeza en su vientre.  "Eres la única mujer que no me pide que le haga el amor"  Dijo mientras  acariciaba las braguitas.  " Pero... - no pudo evitar soltar una carcajada mientras él levantaba su mirada hacia ella para reír  también-   Pero si quieres hacerlo constantemente". 
"Me gusta ver tu cara mientras lo haces"
" No me digas eso que me da vergüenza"
" Y me gusta esperar para que seas tú la que me pidas que te haga eso que te gusta tanto..."
" Anda callante !!!  que me da vergüenza !!! "  Se tapó el rostro con las dos manos.  Él aprovechó para escalar un poco más por su cuerpo y besar uno de sus pechos desnudos.  Cubrió  entonces sus cuerpos con la colcha. 
" ¿Me quieres? ..."
" Claro que si tontito..." 


Poco a  poco  la conversación fue a menos hasta quedarse dormidos.  Ella tardó en conciliar el sueño.  Recordó a  esos pocos hombres que creyó haber amado,  esos que su corazón había elegido de forma atolondrada y el tiempo los condenó al olvido. A veces abres los ojos y descubres a alguien frente a ti que aspira a ser algo más que un amigo más, te das cuenta  que en la vida real no se dicen esas frases de película, que difícilmente encuentras a alguien que atraviesa un océano de dudas  para darte el calor y el apoyo  que  tantas veces necesitas y tan pocas veces encuentras. A veces piensas que las historias de amor solo se encuentran en las canciones, que las personas son de contar mentiras,  que la gente suele omitir las cosas... y eso casi es mentir  y entonces las cosas ya no suelen ser lo mismo. Que un día abres los ojos y encuentras alguien tan imperfecto que resulta perfecto para ti.
Olvidó a todos sus amantes.  Se acurrucó en el cuerpo desnudo de aquel amigo discreto y amante salvaje. Se debe ser un hombre valiente para amar a una mujer que le han ido vaciando el corazón a cucharadas. De carácter fuerte pero de corazón bueno. Se necesita mucho amor para curar las heridas de las desiluciones. Él había sido inteligente porque sabía que ella había dejado de creer en los sentimientos,  solo creía en lo que estés dispuesto a hacer por ella.  Por suerte  ella ya no era una niña, su corazón era el de una mujer abandonada tantas veces como rescatada.

El suave roce de su cuerpo hiso reaccionar al durmiente...

"¿Quieres hacerlo?"  Giró el cuerpo hacia ella




9 comentarios:

  1. Me ha gustado esta entrada.

    Lo tienen claro, se entienden, hacen lo que les apetece.

    Una excelente manera de pasar el tiempo que tenemos sobre la tierra.

    Y me gusto lo de amigo discreto y amante salvaje.
    Mucho mejor que si hubiera sido al revés, amigo salvaje y amante discreto...andevasaparar.

    ResponderEliminar
  2. Ese amante vale un imperio.
    Que lo disfrute.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Las desilusiones pasadas dejarán de tener importancia con alguien así.
    Muy buen relato, Nieves, me encanta.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  4. Buenísima Nieves!!!
    Me ha gustado mucho eso de amigo discreto y amante salvaje, Wow!!!

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
  5. No hay nada como cuatro buenos meneos, con la persona que a uno le guste; ya sea amigo, amante o el butanero.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  6. No sé porque pero esas mujeres que se sienten perdedoras siempre me han atraído

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Wow, un relato muy maduro, en el buen sentido. De realidad palpable. Y... Si, para mi es optimista y con un bonito fila. Eres una fiera escribiendo jajaja ^_^

    ResponderEliminar
  8. Una hermosa historia para contar en la intimidad del blog, un abrazo Nieves!

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias por vuestra compañía, visitas y comentarios que tanto me hacen sonreir.

    Besitos y feliz día :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....