Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 10 de diciembre de 2015

Esas malditas fechas...
















En esas malditas fechas todo se complicaba,  su soledad personal se acentuaba y cuando volvía a casa después de su jornada laboral sólo le esperaba esa gata que un buen día apareció en su ventana y no quiso marcharse.
Tenía claro que esa gata sin nombre lo eligió a él entre todas las personas de aquel barrio,  entre todas las ventanas solitarias se quedó en la suya, la más solitaria y silenciosa de todas.

En esas malditas fechas donde todo se convertía en fiestas y luces, en reuniones y amabilidad él se sentía el más desdichado de todos los hombres, de todos los hombres de la tierra... y aunque algunos pudieran confundirle con el señor scrooge - personaje malhumorado y gruñón de cuentos de navidad-  él sabía que su soledad y amargura no era ninguna elección sino el momento que le había tocado vivir tras  un cúmulo de desgraciados acontecimientos que prefería no comentar  ni recordar.

En esas malditas fechas aún esforzándose con todas sus ganas en no hacerlo su mente le recordaba continuamente momentos pasados, en los que todo era más amable y fácil,  se recordaba colocando las luces y esos adornos que tanto le gustaban...  Sin embargo este año había sentenciado a los espumillones, bolas y luces a la oscuridad del trastero, aguardarían no sabían hasta cuando dentro de una caja de embalaje a que las ganas y la ilusión hiciera que alguien los colocara aleatoriamente por todo el piso.


Algunas tardes se asomaba por la ventana y miraba las luces tintineantes de los vecinos. "Este año no estoy para luces, este año no estoy para reuniones, este año no estoy para estas malditas fechas..."


Una de esas tardes que prefería estar en casa que vagabundear por las calles del pueblo escuchó algo caer en el descansillo de las escaleras del bloque, decidió salir y mirar... era Eloísa, portaba entre sus manos una caja de embalaje y  buscaba con su mirada perdida las bolas que rodaban por el suelo.
Pedro las recogió y las depositó en la caja.  "Ya está aquí... " Murmuró entre dientes
"¿Qué?"  Eloísa no entendió lo que quiso decir.
"Las fiestas... ya están aquí"
"Si!! " Exclamó con su habitual sonrisa, amplia y como si no tuviera nada que temer.
" Mis sobrinos vendrán mañana imagino para ayudarme, necesito que me separen las bolas del árbol navideño según el color. No tengo demasiado espacio para guardar y todo está en un par de cajas"
Explicó mientas tocaba el espumillón dorado que sobresalía entre tanto brillo.

"Si quieres puedo ayudarte yo, no tengo nada que hacer"
"Bueno, no sé... no quisiera molestarte... "

Él insistió y ella accedió a que le ayudara.  Pasaron toda la tarde adornando el árbol  y colocando las luces en las ventanas. Si no se pone alguna luz especial en casa estos días la magia pasará de largo. Recalcó un par de veces en aquella tarde sin dar opción a la discrepancia.

Eloísa le regaló una merienda con dulces navideños y un café tan bueno que no tuvo suficiente con una taza.
Al anochecer, Eloísa encendió una pequeña lamparita que coquetamente adornaba uno de los rincones del salón.  No la solía encender porque ella no necesitaba luz para ver, desde los 14 años se manejaba perfectamente en la oscuridad,  él la miraba mientras hablaban y le causaba cierta ternura, a la vez se sentía cómodo a su lado, era la única persona que lo conocía tal y como era. No podía reconocer su rostro pero conocía muy bien su esencia, su personalidad y esas manías que sólo los amigos de verdad conocen.

Al despedirse ella le cogió de la mano, siempre lo hacía y a él le gustaba. Le cogía de la mano y lo acompañaba al descansillo. Le acariciaba su rostro para  notar su estado de ánimo; su  arruga en la frente de enfado, sus labios sonrientes o su rictus de no querer contar lo que le rondaba por la cabeza. Se estiraba un poco y le daba un beso en los labios, a él siempre le sabía a poco y le devolvía siempre otro. Le gustaban sus besos; húmedos, suaves y silenciosos.

"¿Seguro que no quieres quedarte hoy?"
"Estoy demasiado cansado y mañana tengo que madrugar, de echo... me quedan 6 horas de sueño"
"Mañana vale?... Te quiero"
Ella sonrió, quedó en silencio, nunca tuvo ni tendrá claro hasta que punto la amaban...


En esas malditas fechas todo se complica y todo se envuelve de un velo  que él lo asimila con desgana y pesimismo.

...

Si no se pone alguna luz especial en casa estos días la magia pasará de largo. Esa frase le acompañó hasta caer rendido en la cama.

Al día siguiente a eso de las cuatro y media de la tarde se dirigió a la puerta de Eloísa, ella abrió y él sin apenas darle una tregua le pidió que si podía ayudarle a poner los adornos en su casa. Cogió su bastón blanco, cerró la puerta de su casa y entraron en la de Pedro, un hombre que pese a todo lo terrenal no le apetecía que su poquito de magia pasara de largo...



10 comentarios:

  1. Hermosa historia, Nieves.
    Eloísa es un amor.
    Besos, feliz tarde

    ResponderEliminar
  2. Ella no necesitaba luz para ver en la oscuridad…

    Me ha gustado la historia y la manera en que la cuentas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Terminaran juntos? Creo que son el uno para el otro....Me gusta esta historia!!! Mil besos!!

    ResponderEliminar
  4. Una lucecita que uno necesita de vez en cuando.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Conmovedora historia
    Estas benditas fiestas complican un poco a los que están solos o deciden estar solos, depende de como elija cada uno tomar la fecha
    Se pueden pasar las fiestas en soledad sin considerar malditas las fiestas que nos recuerdan el nacimiento de Jesus, pero es una elección personal
    Besos

    ResponderEliminar
  6. is an honor to read you much kisses

    ResponderEliminar
  7. Animarse! Solo eso hace falta para dejar la soledad mal vivida, ahora podrán estar mejor, compartiendo sus silencios, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Muchísiomas gracias por estar ahí siempre y por leerme, comentar y ser tan especiales y cercanos.

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Ando muy sensible estos días, y ya me está emocionando la historia, veamos como sigue.

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....