Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

sábado, 25 de abril de 2015

Tormentas


El viento se arremolinó levantando la tierra de las calles, haciendo volar algún periódico olvidado, sacudió con fuerza  las sábanas de los tendederos.  Lis salió presurosa de la ducha para cerrar la ventana del salón, la había dejado abierta  tras su escueto y solitario almuerzo.
La tormenta se acercaba, comenzaba a descargar con fuerza sobre su pequeño hogar en uno de los barrios más antiguos de la ciudad.
Se puso la camisa preferida para estar en casa y los pantalones cortos, a pesar de la tormenta, la temperatura era bastante agradable.   La tetera empezó a silbar con fuerza anunciando que el agua para su infusión ya estaba hirviendo.  Retiró la tetera del fuego y en ese  momento dieron unos golpes a la puerta de casa. Sabía quien era, sólo Nicolás ignoraba el timbre y daba esos golpesitos con los nudillos de su mano.

"Hola"
Lis se echó aún lado para dejar entrar a su vecino.

"vengo por el libro" Anunció dando una escusa perfecta para visitar a su amiga.

"Estaba preprarandome una infusión, ¿ te apetece?" Lis eligió una de las tazas mas bonitas y las colocó en la mesa.
"Preferiría té..." Dijo Nicolás ya sentado en la silla jugando a malabares con la pequeña cuchara.

"¿Que tal el trabajo?  

"El trabajo bien, la carretera un infierno, estuve una hora en una caravana para salir de la ciudad, hubo un accidente. Estaba la policía y la ambulancia atendiendo un par de coches, la verdad es que se me puso el cuerpo malo..."

Tras servir los tes se sentó la muchacha escuchando a su vecino. Apoyó la palma de la mano sobre la sien.  Se le notaba triste, preocupada, estaba sin estar...
Nicolás paró su verborrea, se quedó en silencio, la lluvia golpeaba con fuerza los cristales de la ventana, bebieron envueltos en ese silencio de palabras mientras el viento arrastraba todos recuerdos de una primavera temprana.

" ¿ Qué te pasa Lis?"
Ella respondió con una mueca y un gesto de no saber.

"¿Quieres que te seque el pelo?

"No... ya casi lo tengo seco"

"Pero si te lo seco quedará mejor, eso dices siempre. Venga, no seas perezosa"

Nicolás se sentó en el sofá-cama del salón, que por alguna razón estaba abierto en modo cama. Lis se sentó en el suelo entre las piernas de su amigo y se dejó secar el pelo con su secador nuevo, ya que el habitual dejó de funcionar hacía varios días.

"Te haré una trenza, para que no se abra demasiado el pelo al dormir..." Nicolás atusaba la melena de su vecina y enredaba sus dedos entre los largos mechones, escuchaba como le contaba los entresijos de sus dudas, de los avatares de su porvenir inmediato.

La oscuridad de una nueva noche  comenzaba a cubrir la ciudad, los destellos de los relámpagos de la tormenta cada momento se hacían mas luminosos por el predominio de las sombras.
Nicolás sabía lo mucho que le asustaban las tormentas, Liss sabía que a su vecino no le importaba tanto aquel libro  como para ir a por él precisamente ese Jueves.
Liss terminó por darse unas vueltas con una gomilla en el extremo de la trenza, pero no se movió, permaneció entre las piernas de Nicolás, ambos necesitaban aquel refugio,  aquel momento íntimo en el que compartían momentos cotidianos que a la mayoría de los mortales le parecerían insulsos pero para ellos eran instantes que guardaban en el mejor hueco de su corazón.
Habían querido tanto en vano, habían gastado tanto amor que no tenían claro que aquel sentir fuera real o un espejismo de sus almas rotas,  se querían tanto en silencio que habían dejado el corazón mudo.



8 comentarios:

  1. is an honor to read you every day . much kisses

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus relatos Nieves. Los encuentro muy humanos, cercanos, cotidianos y genialmente redactados...:)

    ResponderEliminar
  3. Esa última frase, Nieves, hermosa, esperemos que puedan traspasar el silencio, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Ohhh encantador relato!!! La última frase me ha dejado admirada...."se querían tanto en silencio que habían dejado el corazón mudo"
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por estar ahí, y leerme cada relato fielmente, aportándome tanta vida, tanta luz...

    Mil besos amig@s

    ResponderEliminar
  6. Genial Nieves muy bueno y bien tratado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hermoso relato!
    Querer en vano después hace dudar.
    Besos

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....