Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 21 de abril de 2015

Los espejismos de la memoria

Alguien se puso a hacer malabares de una forma espontanea,  a pesar de ser un número razonable de personas los que estábamos reunidos,  pocos eramos los que prestábamos atención al malabarista espontaneo...
"impúlsalo más arriba, para que te de tiempo a centrarte en el cambio" Dije de una forma mecánica, sabiendo bien de lo que hablaba.

En un par de intentos mejoró bastante y consiguió con éxito que no se le cayeran al suelo.

Algunos me miraron con asombro y curiosidad por haber dado un consejo tan acertado.

En ese momento lo recordé,  con claridad, al margen del tiempo...
"yo tenía un amigo que hacía malabares" Expliqué dando respuesta a mis curiosos  acompañantes.



... Me llevé tantas horas sentada mirandole practicar. Una hora, otra, otra, un día tras otro... curiosamente cuando se lucía en la calle apenas le prestaba atención,  al día siguiente siempre expresaba alguna frustración porque no le había salido lo planeado. "Tu fíjate bien Spunk"... Quería que yo le dijera los fallos, como espectadora. Supongo que en casa estaba mas relajado, y no fallaba una.

Recuerdo sus ojos verdes, muy verdes y muy claros, su pelo rubio y su cuerpo huesudo.  Tan pronto llegaba la primavera él se despojaba de chalecos y camisetas, no lo volvías a ver con su chamarreta hasta noviembre. Siempre se me hacía raro verle dentro de aquella chamarreta azul. Era tan delgado que parecía un hombre perdido dentro de sus ropas...    Ropas que ninguna le sentaba bien, digo yo que tendría algo que ver con que la gran mayoría no eran suyas sino de los colegas.

Calcetines tenía la piel blanca por naturaleza pero por estar tanto tiempo en la calle tenía la piel bronceada.  A excepción de todos los amigos no tenía ni un tatuaje. Recuerdo que un día le pregunté, "no quiero marcas en mi cuerpo, ya tengo suficientes en el alma"  Y me contó un episodio lo suficientemente demoledor como para entender el motivo de que se fuera de casa a los 17 años para no volver nunca más.  Desde entonces lo miré con otros ojos, entendí su carácter, sus silencios, su frialdad. -Coincidimos en el camino de la vida un par de años o tres y apenas nos dimos un par de besos -  el primero jugando a aquel juego de la botella y el segundo el día que se marchó. En aquel momento no fui consiente que fuera la última vez que lo vería, pero así fue.
Una vez me hice daño en la rodilla, me sangraba un poco, tampoco mucho, no le dí importancia. Me llamó desde el baño, dejé a los amigos en el salón y lo descubrí frente al lavabo con el botiquín en mano.  Me hizo sonrreir al verlo con sus calzonas de atleta, con los calcetines puestos a pesar de estar a 40 grados y el botiquín en mano.  "déjate de chorradas que se te puede infectar"  
Me senté en un taburete  y me subí la falda hasta la rodilla, me resultó curioso aquel gesto, me limpió la herida y la desinfectó con sumo cuidado.  Intentando que no doliera demasiado, soplando para  aliviar el escozor del alcohol.  Ese momento siempre aparece cuando recuerdo a calcetines,  no sé porqué, supongo que la memoria es caprichosa.

Ha pasado mucho tiempo, el suficiente como para saber que los años mas divertidos e intensos, en los que evolucioné y construí los cimientos de la persona que soy  fueron aquellos años.
Calcetines fue un tipo a quien en aquellos momentos no aprecié demasiado y no eché de menos cuando se fue al Norte, al frío.  Sin embargo el recuerdo de aquel tipo que pintaba lobos y siempre llevaba calcetines en cualquier época del año, el que odiaba el mar y el calor del sur, el que dejó pintado uno de sus lobos en la cabecera del dormitorio principal permanece dentro de mí... como dormido, aletargado  y resurge así por las buenas... lo recuerdo como un tipo independiente, tan solitario como silencioso.
Ahora con la perspectiva del tiempo, sé que era demasiado joven para andar solo por el mundo y que el tiempo que se quedó  con nosotros fue uno de los nuestros, uno más de esa pequeña comunidad que creamos en una casa que aún teniendo un propietario fue la casa de todos.
Casa en la que se rió, se lloró, en la que se discutió y se festejó, en la que se crearon vínculos de por vida.  Casa que como todo en esta vida tuvo su tiempo y ese tiempo se fue apagando hasta que se acabó y aquella comunidad de  amigos tomó nuevos rumbos,  pero sé que todos guardamos aquél tiempo como un buen tiempo...  porque todos los que vuelven preguntan por nosotros, queriendo encontrar a los malabaristas, cantantes y artesanos como antaño...
Imagino que todos seguimos siendo los mismos, al menos en parte, pero en solitario logramos pasar inadvertidos.  Cuando coincido con uno de los nuestros en mitad de mi rutina diaria, siempre hay un momento en los que sonreímos, en los que detectamos la chispa, la esencia que sigue ahí, y sonreímos con la certeza de que seguimos sin estar aborregados, que seguimos siendo personas de edición limitada.






11 comentarios:

  1. Yo hace años hacía malabares con cuatro naranjas. Me ponía mi gorra de plato, como un general, unos calcetines de nailon hasta las rodillas, una camiseta de tirantes y mi tanga, "sin más" pero en invierno y todo aunque hiciese un frío de cojones. De esa guisa me iba todas las mañanas a la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, me liaba con mis malabares y me tiraba unas dos horas, hasta que sacaba dinero para el almuerzo. Almorzaba bien, y así un día y otro pasaba las mañanas. Hasta que un jodido ciego no le gustaba como hacía mis juegos de malabares,y me dio el muy cabrón un garrotazo en la cabeza. El resultado fue, que caí al suelo como un gorrino, las naranjas por otro lado, y seis puntos de sutura que necesité en la frente. Así se acabó la historia mía y la de los malabares. De esto hace ya doce años, y la mala leche que tengo es que al jodido ciego no le hicieron nada. Yo he indagado mucho para encontrarlo, por los menos para partirle una pierna, y así me hubiese quedado satisfecho, pero no he tenido suerte y no he dado con él.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  2. Nieves, me encantó la última frase, personas de edición limitada, el reconocerse, qué hermosa historia de vida, gracias por compartirla, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. * Rafa, por dios... no sé si esto es de verdad o ese humor tuyo. Hoy te noto super hiperactivo, y esa violencia con ese pobre invidente. Madre mía!!! me has dejado que no sé ni lo que pensar.

    Besines


    * Cristina, Gracias a vos por leerla y saber reconocer la esencia de la historia :)

    Besitos !!

    ResponderEliminar
  4. is an honor to read you kisses

    ResponderEliminar
  5. Hola paso de visita por tu blog me gusta todo lo que puedo ver y leer . Saludos

    ResponderEliminar
  6. Nieves, hermosa historia.
    Entrañable el personaje de Calcetines.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Conocí alguien que hacía malabares con naranjas, ya no está
    Mi lista de "edición limitada" quedó muy pequeña, han partido a las nubes demasiado apresurados muchos de mis afectos
    Me encantó leerte
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Cada persona que cruza por nuestra vida, si sabemos ver su esencia, nos deja huella; si sólo pasa como ventisca sin mayor impacto, será eso, un recuerdo nublado que nuestra mente no considerará necesario traer al presente jamás. Pero cuando nos ha calado, nos ha marcado y nos ha hecho sentir la vida entre los dedos, la mínima cosa: un olor, un lugar, las primeras gotas de lluvia, nos hará llenar la piel de memorias de un ser humano que en su momento, fue especial y único en nuestra vida.
    Me he llenado con tus palabras y a mi memoria han acudido, raudas, mil escenas, mil sensaciones y momentos.
    Gracias, cielo <3

    ResponderEliminar
  9. Muy bien transmitida la historia de Calcetines, un personaje realmente querible. Me gustó ese grupo reducido, comunitario, que comparten alegrías y desinfección de heridas todos juntos en esa casa.
    Buenísimo.
    Un gran abrazote, Nieves.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias amigos :)
    Sin duda cada comentario y visita es como un soplo de aire que me llena de alegría y energía .

    Feliz día :)

    Besitos!!!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....