Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 10 de diciembre de 2013

Ed

Era costumbre ir a correos una vez al mes. 
Desde hacía ocho años cada vez que abría el buzón de apartado de correos tenía el pensamiento de encontrar su carta, al principio era intenso pero con el tiempo se convirtió en una   banal  idea.

Unos imprevistos hicieron que aquel mes tardara unos días en abrir el buzón.  El corazón dio un brinco al ver el sobre color azul, ese detalle descartaba cualquier duda, se trataba de la carta que estaba esperando casi una década.

No quiso abrirla hasta llegar a casa,  tener todas las puertas y ventanas cerradas, sentado en una silla de su hogar  sintiéndose a salvo.


" No voy a andar con rodeos, sé que estas esperando esta carta desde hace muchos años.
El tiempo se ha cumplido  y por fin saldaremos nuestras deudas, estoy agradecido por tu trabajo. Tu silencio ha sido  gratificante y satisfactorio para todos.

A 238 km. al norte  de donde estás,  hay  un lugar llamado Colina Blanca,  deberás andar un rato después de llegar al desvío.  Sabrás donde dirigirte porque el edificio aunque en ruinas se ve a distancia. Una vez allí sube hasta la segunda planta, tranquilo, las escaleras aguantan, cuando las subas  sólo tienes que dirigirte a la habitación 267.
Espero que no tuvieras planes para el puente festivo, nos veremos el día 7 a las cinco de la tarde. "
La firma le trasladó a tiempos olvidados...       firmaba como Ed.


...

Al bajar de su Volvo 4x4 sintió el frío. No le gustó tener que andar el embarrado trayecto y manchar sus zapatos.  Sabía bien donde dirigirse, no tardó demasiado, posiblemente porque su paso era acelerado...

El edificio era un viejo geriátrico u hospital  que  fue cerrado hace años, lo conocía porque había escuchado historias de maldiciones y fantasmas, un lugar perfecto alejado de todo e ideal  para un encuentro que nunca sería confesado.  
Entró en un demolido edificio. Subió con cierto temor las escaleras llenas de escombros y desechos, paseo por el pasillo hasta encontrar la habitación 267.   Aunque era un hombre frío y curtido,  el estómago se le removió al dar el primer paso  justo al entrar a la habitación y ver su silueta a contra luz.

- Puntual como siempre.  Aquella frase fue el saludo del firmante Ed.

- La ocasión  lo merece.

Apenas lo reconocía, demasiado delgado, demasiadas arrugas... demasiados años pasados.  Al llegar junto a  Ed le brindó la mano para estrecharlas a modo de saludo.
Ed se levantó, el apretón de manos fue enérgico, efusivo.  "Dame un abrazo joder"   El abrazo de lo mas masculino y bruto dejaba claro que pese a todo su amistad perduraba.

- Bueno...    -sacó unos documentos del bolsillo interno de su chamarreta-  aquí lo tienes, hay un poco más en agradecimiento.

- Esto no era lo acordado...

- Que quieres que llegara con un baúl, dos baúles de dinero...  los tiempos cambian, estas cuentas son seguras, tranquilo... de echo llevan allí un par de años.

Ojeó los documentos. - Eduardo... siento que tuvieras que pasar tantos años en la cárcel, intenté hacerte llegar todo lo que pudiera hacerte la vida mas cómoda allí dentro.

- No te preocupes, lo sé y te lo agradezco, has sido de gran ayuda y no lo olvidaré nunca.

Hubo un instante de silencio.

-Espero que no lo malgastes Alejandro...  Se levantó de la silla intuyendo que se acercaba el momento de despedirse.

- No lo haré, ahora soy un tipo respetable. 

-  Te has casado?
Alejandro simplemente asintió con la cabeza mientras metía los documentos en su bolsillo interior.

- Pues trátala bien y hazle un buen regalo, gasta un poco de dinero en diversión.

Alejandro carraspeó un poco y decidió aclarar algo.

- No es ella, es él.

Eduardo que parecía tener toda la intención  de haber comenzado a salir por la puerta paso a paso, se paró  en saco, sus ojos expresaron sorpresa.

- Nunca pensé que decidieras vivir con la verdad, entonces... ¿te has casado?

- Si.

- Pues Si que has cambiado Alex, siempre pensé que vivirías en tu nube de mentiras,  encontrarías una mujer con la que casarte y un hombre a quien amar.  Me alegro mucho por ti.  -Volvió el silencio- Bueno... yo también voy a celebrarlo pero antes debo coger un avión.

-Donde vas?

- Voy a perderme en algún lugar de los Mares del sur, siempre he pensado que es un buen lugar para que un pirata se retire,  así que desembarcaré en cualquier playa y gastaré todo mi tesoro. Aunque debería vivir mas de una vida para poderlo gastar.  Le dio la mano para estrecharlas esta vez a modo de despedida.

Sus manos se estrecharon con efusividad, con fuerza y aparente masculinidad. "Nunca olvidé al primer hombre que amé"  El abrazo llegó esta vez de forma espontanea,  "Te llevo siempre en mi recuerdo, nunca he dejado de quererte, pero esto es lo mejor, todo lo que no sea poner distancia por medio sería un riesgo.  Al menos hasta que tus cosas prescriban porque las mías ya las he saldado "

Eduardo reconoció en ese momento al mismo joven alocado, sin prejuicios ni miedos que conoció cuando trabajaban en el negocio que les hizo tener baúles de dinero,  a ese jovencito que le miraba distinto, y que en un par de años se convirtió en el amor que no se olvida, el que se queda impregnado en ti formando parte de ti mismo.  Quizás no debería haberlo hecho, pero... acercó sus labios a los de Alex y le dio un beso en la comisura de la boca, Alex reacción lentamente,  le besó,  se fundieron en un beso que ya conocían,  que ninguno había olvidado, que ninguno quería olvidar.

- Lo siento.  No se sintió bien pensando en que Alex tenía pareja. Alejandro hizo un gesto de complicidad para dejar claro que aquel beso también lo deseaba él.

- Bueno, deberíamos marchar, está oscureciendo.

- Si, marcha tu primero,  yo lo haré después, es mejor así,  nunca se sabe donde puede haber ojos mirando.

...

Varios días después todo volvió a la  normalidad,  ese paréntesis en su vida había convulsionado sus sentimientos durante algunos días,  a pesar de ello actuó con cabeza, metió en su caja fuerte bancaria aquellos documentos,  arregló con su abogado  los trámites y vio que todo estaba en orden tal y como le anunció Eduardo.

Roberto, el compañero de Alejandro no pasó desapercibido  un cambio en el humor de  su amado. Pensaba que era a causa del trabajo, de la melancolía de las fechas que se acercaban,  pensaba que si él no contaba lo que le rondaba por la cabeza  no sería de vital importancia, pero a pesar de ello no podía evitar mimarle especialmente.  Lo conocía lo suficiente como para sorprenderle cada día con algún detalle, pequeño, sencillo pero de los que se quedan en el corazón y en el recuerdo perpetuo.
Faltaba algunos días para Navidad cuando Roberto recibió un regalo que difícilmente olvidaría en muchos años.
Alejandro le pidió que fuera al garaje para reponer algunos botellines de cerveza y meterlos en el frigorífico,  cuando al entrar descubrió una impresionante y flamante motocicleta ... la moto de su sueños le esperaba en el (hasta ahora) solitario garaje.

- Te has vuelto loco, es demasiado, vas a estar pagándola durante años, es demasiado cara cariño.

- Ya está pagada, es tuya.

Roberto  le abrazó efusivo, y se lo agradeció repetidamente una y otra vez...  Se puso el casco y le dio otro a Alejandro para dar una vuelta;  en ese momento, ya! sin esperar.   Alejandro le dijo que fuera a probarla solo, sabía que en soledad la moto se probaba mejor.
Insistió pero al final Roberto  arrancó la moto y se dirigió él solo a la carretera nacional para hacer kilómetros...
En el trayecto pensó que posiblemente su cambio de humor, aquellas rarezas que había tenido en las últimas dos semanas se debía a aquello,  no tenía claro de donde podía haber sacado todo el dinero que costaba la moto... pero por otro lado podría haber estado ahorrando, Alejandro trabajaba, trabajaba mucho, no tenía un gran sueldo pero era bastante para vivir muy bien.
Tres horas después Roberto estaba en casa.
Alejandro le vio llegar, estaba tan guapo, sonrió cuando lo vio bajar de la moto y quitarse el casco, se dirigía a casa con su mejor sonrisa, con los ojos iluminados,  sabía que era feliz, y eso lo hacía feliz a él.  Lo amaba de todo corazón...  nada impediría que pasara toda la vida a su lado.








9 comentarios:

  1. UF! Por un momento pensé que se iba a estrellar con la moto en la ruta, menos mal que fue final feliz, Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, Nieves.
    Tratas con exquisito gusto el amor o unión entre personas del mismo sexo, no como otros que hacen que parezca sucio.
    Te felicito, te lo mereces.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves, pasaba por casualidad y me encontre con tu rincon. Me gusta la facilidad con la que te expresas ya que no es nada sencillo escribir. Espero que sigas en la misma linea y con tu permiso, volvere para seguir leyendote con una mayor frecuencia.
    ¡Aprovecho para felicitarte y desearte una gran semana!

    Un abrazo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con el comentario de Verónica y también te felicito.
    Un pasado algo turbio, menos mal que al final sienta la cabeza y creo que gracias a su nuevo amor....

    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Vengo con un poco de atraso, pero no podía faltar a la cita con tus historias.
    Me gustó cómo trataste el tema del amor entre hombres, como dijo Vero.
    En la trama se intuyen secretos del pasado, cosas no aclaradas, que la hacen más interesante.
    Y un final feliz, que en esta época del año parece necesitarse más que nunca.
    Un enorme abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  6. * cristina, No me salen las historia con malos finales . Alguna vez lo he intentado pero soy de las que pienso que la vida real nos dan esos finales y ya que lo soñamos... soñemos bonito.
    Mil besos :))

    *vero, el amor es el amor . Yo lo veo como algo natural , creo que deberiamos nornalizar sin darle demasiada importancia a una historia de amor más. Las personas que escribimos deberiamos plantearnos escribir mas eligiendo las diferentes opciones de amor. Muchas gracias por tus palabras :)

    *francisco, me alegra muchisimo leerte y saber que volveras. Eres bienvenido a mi rincón .
    saludos;))

    *patry , gracias amiga. Parece que ha sabido ir por el buen camino aunque ese pasado este siempre pisandole los talones.
    un besote ;))

    * mirella, aqui nunca se llega tarde ;)) muchas gracias por tus palabras, no creo haber tratado con mas cuidado y respeto que cualquiera de mis historias.
    Muchas gracias amiga :))

    ResponderEliminar
  7. Que bonito Nieves,he descubierto una faceta diferente.Continua escribiendo para nuestro deleite.Besosss

    ResponderEliminar
  8. Te animo para que sigas escribiendo,lo haces muy bien besos

    ResponderEliminar
  9. * Magdalena, No sabes como me alegra verte en este espacio, después de cerca de tres años escribiendo aún me sigue dando cierto pudor comentar en mi ámbito cercano, de mi vida cotidiana que este blog existe.
    Espero que me leas y comentes todo lo que te inspire mis relatos y pensamientos.

    Un besote Magda :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....