Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 7 de octubre de 2012

Las Granadas



 Mi barrio tiene 35 años,  mis padres se mudaron aquí a pocos años de casados al igual que todos los  vecinos, todos eran matrimonios nuevos con hijos muy pequeños.
Siempre fue un barrio alegre, todos los niños y niñas nos juntábamos para jugar, siempre había grandes pandillas juntas alborotando en las plazoletas  de echo alguna ves se formó alguna trifulca entre los diferentes grupos de  plazoletas, nunca llegó mas allá que a la disputa de algún balón perdido.

Los padres siempre tuvieron ese vínculo... sus hijos.   Todos eran amigos y todos conocían a todos.
Mi calle en particular es pequeña, todos llegamos prácticamente en los mismos años, desde hace 30 años hemos vivido;  nacimiento, comuniones, bodas, nacimientos y  muertes, curiosamente el que nos dejó fue el mas joven, el mas fuerte, el que siempre decía riéndose que sería el que ayudaría a todos los viejitos de la calle, esa enfermedad se lo llevó en tan solo 5 meses. En un Septiembre se dio de baja por lumbago y en Enero tuvimos que despedirnos definitivamente de él.
Yo lo conocía de siempre, recuerdo ser muy pequeña  y me cogía en brazos, "princesa" me llamaba, en casa nos acordamos casi todos los días de él, tan pronto te veía que necesitabas ayuda, allá que llegaba risueño y encantado  en ayudar; el hueco de la escalera de mi dormitorio lo abrió el, y las lámparas de la pared del salón y la cocina, las persianas del jardín, cuando miro a veces el agujero de uno de los enganches de una de las persianas siempre lo recuerdo porque le costó Mogollón hacerlo.
Ésta amistad vecinal se extendía ya a las familias y con  sus padres que no viven muy lejos también terminamos teniendo relación.
Tienen un jardín muy grande, lleno de macetas, flores y árboles frutales,  también tienen un hermoso Granado, por estas épocas siempre está repleto de granadas.
No es de extrañar que alguien de la familia nos traiga el recado de que vayamos a por granadas.

- Id y coger todas las que queráis,está que se cae abajo.



 El granado está repleto, sus ramas se caen hacia abajo por el peso, algunas granadas se abren de forma natural.























Elegimos, escogemos, por muchas que nos llevamos siempre se quedan mas en su hermosas ramas


Ya en casa, todos  los que estamos nos reunimos alrededor del obsequio... unas de las ramas se rompió del peso al cogerla.



Se preparar, se pelan, se meten en el frigorífico en un bote y....
A COMER





























Y es que dentro de que cada uno tiene su vida y va a lo suyo, siempre hay ese momento de  dar lo que tienes
 y 
compartir con  las personas mas cercanas tus pequeños tesoros.







7 comentarios:

  1. Querida Nieves, nadie se muere mientras se lo recuerda
    Las granadas no son muy frecuentes en mi zona, pero cuando hay en verduleria las compro y disfruto

    Tierno recuerdo y lindas imágenes
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un bonito recuerdo. Yo también comparto con los vecinos y ellos conmigo las frutas y verduras de las huertas cercanas, las croquetas, lasañas( Que me salen muy ricas) y algunas cosillas más.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito lo que has dicho y qué preciosas fotos.
    Y qué penilla lo del vecino bueno y alegre.
    Estará en un lugar mejor,o eso me gusta pensar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso despliegue de sentimientos, recuerdos y frutas que para mi son exóticas.
    Escribes con dulzura y tus fotografías me han cautivado porque yo también intento ser fotógrafo.
    Gracias por la experiencia,Nieves.
    Saludos desde una Copenhague ya cerrando sus ojos y esperándo la llegada de Morfeo,

    Ian.

    ResponderEliminar
  5. De pequeño las pelaba y sus granos con azúcar eran una delicia.
    feliz semana.
    recibe un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Envidiables granadas, y envidiable el tenerlas a tu disposición. ¡aprovecha!

    ResponderEliminar
  7. * Lapislazuli, la verdad es que me cuesta a veces hacerme a la idea que no está, lo recordamos con naturalidad.
    El vínculo de su familia aún está y sus padres, dueños del granado siempre agradecen las visitas.

    Un abrazo :)


    *Rosa, Esto del altruismo vecinal es algo que a mi me gusta, por ejemplo; llevarle unas natillas caseras o arroz con leche caseros cuando estas pachucho.
    Es algo que no se debería de perder!

    Besos :)

    *Reyes, Esto es vivir, lo bueno, lo hermoso, las alegrías y las penas se relian formando una telaraña de emociones a veces confusas, a veces brillante. no crees?
    Un besote :)

    *Ian Welden, Gracias por tus palabras tan amables, me alegra que os llegue tan bien lo que intento expresar.
    Espero que me visites y me leas de ves en cuando, Un Saludo :D

    * Ricardo, Es un fruto muy especial que parece crear un bonito recuerdo a todos los que probaron sus granos.
    Gracias por tu visita SALUDOS :)

    *Ruben, Así es, aprovechamos esta oportunidad única de tener postre y meriendas gratis.

    Un beso grande :D


    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....