Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 16 de octubre de 2012

La Mueca








Hace ya muchos muchos años,  en algún momento de la década de los `80 mi padre tuvo un accidente laboral.

Estuvo de baja con la pierna enyesada un mes.
Parte del día se lo pasaba en la cama, sobretodo los primeros días, y fue en uno de esos primero días cuando una vecina llegó a casa muy angustiada al enterarse del accidente.

Mi padre estaba recostado en la cama y yo le acompañaba sentada en un taburete, jugábamos a cartas, cada tarde me sentaba unas horas con él para pasar el rato juntos.
Escuchamos el timbre pero mi madre fue la que abrió la puerta y atendió a la vecina, no le prestamos atención estábamos inmerso en el juego, yo iba ganando y mi padre me ponías muecas cada ves que le salían cartas, buenas o malas, yo me reía a carcajadas, las muecas hacían que su rostro se desfigurara y pareciera horrible, feo, mas que feo, tenebrosos....

- Uy .... mi arma, hija lo siento... no sabía que se había quedado así.   Escuchamos los dos de golpe en la puerta de la habitación.

Mi padre estaba en plena mueca, la boca abierta hacia un lado, los ojos abiertos como un búho loco....

Yo miré a la mujer, acto seguido a mi madre que no salía de su asombro.  Mi padre se quedó así, con la mueca, como si se hubiese congelado,  yo no sabia si reír, si decir algo, mi opción fue el silencio.

- Que le estás haciendo compañía no? Muy bien hija.... Bueno me voy que no quiero molestar mas....

Justo en el momento que la mujer salio de nuestro campo de visión mi padre suavizó su gesto y puso cara de circunstancia.


- Pero papá  porque has hecho eso, porque no cambiaste la cara?   Le susurré

- Es que me pillo infraganti y me dio vergüenza cambiar la cara.

- Pues ahora se va a creer que te has quedado chungo de verdad.

Cuando mi madre entro a casa después de despedir a la mujer tuvimos que aguantar "el chaparrón" de la reprimenda de mi madre.

- Hay que ver que vergüenza me has hecho pasar, cuando te vi con esa cara y esa mujer sin saber que decir, y yo que le decía "QUE TENGO UN MARIDO TONTO, Y QUE EL ACCIDENTE NO TENÍA NADA QUE VER"  Reprochó mi madre ante la situación.

- Es que estaba jugado aquí con tu hija.....  mira Nieves TU TIENES LA CULPA!!!

- Yoooooooooooooo pero si has sido tu el que has puesto esa cara, yo que culpa tengo!

- Si no te rieras.... no me darías vidilla y no hubiera pasado nada.

- Ahora la mujer se va a creer que te has quedado así de feo... "anda pon la cara otra ves". le dije a carcajadas.

- LO VES! es tu hija que tiene mucho cachondeito.

Mi padre puso de nuevo la mueca mientras escuchaba la reprimenda de mi madre, la mueca que puso era  aún mas exagerada si cabe,  mi madre al verle le vino la risa y  yo reía aún mas.

..................           ......................                 ........................


El caso fue que posteriormente la vecina vio a mi padre....  y cada ves que lo veía, durante meses le comentaba, "Ay que bien te has recuperado, Menos mal que no te has quedado afectado"
Mi padre siempre le contestaba  " Si he tenido suerte si!  la recuperación ha sido total"


Y la vida siguió 
como siempre, sin demasiados sobresaltos 
y sin duda aquél día permanece en nuestro recuerdo como anécdota familiar. 



8 comentarios:

  1. Una anécdota muy divertida Doña M. De esas que se recuerdan siempre y con las que nos reímos cuando vuelve a nuestra memoria.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que a veces reaccionamos de una forma que no esperamos, que nos sorprendemos a nosotros mismos, en esta ocasión ocurrió así ya que lo lógico hubiera sido reír con naturalidad y dar por hecho que estábamos que estábamos haciendo "monerías" pero no, se quedó tan avergonzado que se quedo paralizado.
      Vamos que si nos lo dicen 5 minutos antes no nos lo creemos!!!

      Un beso Rose :)

      Eliminar
  2. ¡Qué gracioso! Si una vecina anda metiendo las narices en casa para cotillear lo mejor es lo que hizo tu padre, sin duda. Al menos os reisteis.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco fue premeditado, la escuchamos llegar, mi padre debería haber estado prevenido pero no lo estuvo y cuando nos dimos cuenta ahí que la teníamos, frente a nosotros, la pobre mujer también se sorprendería.
      Alguna que otra ves tuvieron la cosa de contarle lo que pasó pero nunca ocurrió, se mudó del barrio a los años pero no lo olvidamos precisamente por este suceso.

      Un beso :)

      Eliminar
  3. Anecdota muy divertida, creo que la vecina no visitara mas accidentados, jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que ella tendrá su versión de ese momento, para ella sería también un impacto verle con esa cara de "jorobado de Notre Dame".
      Nosotros nos reímos pero ella se llevaría un disgusto.

      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Super divertida anécdota. La verdad es que yo creo que este tipo de situaciones tan graciosas y mas si se viven con alguien tan querido como un padre se recuerdan siempre con mucho cariño.

    como me gusta venir a tu casa, siempre salgo con una sonrisa gigante.
    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Gala, esto fue cono yo suelo decir "un momento estelar" de los que por mucho tiempo que pase cuando se recuerdan parece que paso hace una semana, y ya ves, en los ´80, yo era una quinceañera. - como pasan los años-

      Me encanta que a tu vuelta encuentres risas en tus visitas.

      Un besote GRANDE :)

      Eliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....