Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

viernes, 26 de mayo de 2017

Las madrugadas de mi amante Guisante




Guisante llegó anoche, de madrugada.  Yo estaba en la cama pero me desperté al sentirle llegar.  No lo esperaba. Encendió la luz del baño y sin moverme un milímetro miré como se desnudaba del todo y entraba en la cama.  El verano ha llegado como cada año, de golpe. La ventana estaba abierta y mi camiseta de pijama en el taburete de Ikea.


Guisante sabe, porque es listo, que estoy despierta, apaga la luz del baño y enciende la lamparita anaranjada junto a la cama.  Ahora quiere ser escritor y me lee un poquito del texto que guardaba en un papel doblado un par de veces.  Sonrío porque escribe sobre mi, sobre mi cuello y sobre esa cicatriz que se dibuja en uno de mis pechos y solo  mis amantes saben que está. Sonrío porque parezco musa delicada, hermosa mujer de pelo caoba que espera las mieles de la vida saboreando café amargo.

Guisante me mira y pregunta si es bueno...  Aún con la mueca de sonrisa afirmo y subo mis brazos hacia la almohada sintiendo la suave brisa en mi cuerpo desnudo. Y me mira con ojos de guisante que desea, que tiene ganas y yo me quedo quietecita para esperar que me dice...  ¿Quieres reír un rato conmigo?  y me quedo quietecita para saber que hace... agarras la cintura y metes tus dedos jugando con el borde de las bragas, tus dedos son como hormiguitas que pasean organizadas, me besas y te beso, me miras y  no digo nada porque solo hay deseo en mi.  Me dices despacito eso, eso que solo tú sabes, eso que es como código que abre el cofre del tesoro, que hace abrirme  y subir en ti y danzar como indígena en su liana y voy y vengo y danzo hasta sentir tu infinito, cierro los ojos y estallo como si me abrazara al caos y a nuestro big bang...  habita en mi, amor, no te vayas, quédate un poco mas...

Guisante tiene una expresión rara, sus pelos alborotados y sus manos clavadas en mi piel me recuerda de pronto a uno de esos monos salvajes  de documentales de fauna y flora.  ¿Estas bien Guisante?  No habla. ¿Seguimos un poco más?  No creo que pueda morena...  Su cara es  de guerrero que vuelve de la batalla.    Cierro los ojos entonces y duermo.


Cuando abro los ojos guisante está en la ducha, se prepara para el trabajo.  Y entonces recuerdo que mi amante guisante no es muy diestro en esto del amor, pero que yo tengo inventiva y él le pone ganas, sus besos me alimentan de cariño y atención, de su fragancia. Siento que su tiempo es mi tiempo,  que me hace feliz, que deseo verle, tocarle, hablarle y compartir deliciosamente la vida con sus ratos tontos, los serios y correctos y esos... esos momentos que me regala mi amante guisante. De deseo y placeres en los lagos ocultos de nuestros jardines mas secretos.



12 comentarios:

  1. Yo tengo algo de hortaliza; no voy a fardar de pepino ni de calabaín; mi anhelo a partir de ahira es ser guisante, porque es verde, pequeño y
    contiene antioxidantes. ¡Además folla!
    '¡EXCELENTE ENTRADA TIGRESA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Luzbel, me gusta que no alardee de su pepino y su calabacín, sin duda es un buen comienzo para ser el perfecto amante guisante... porque guisante, el amante, es un poco verde, le gusta lo pequeño porque ahí está la escencia de casi todo, y todos los que leen las cosas de mi guisante sabe que quiere hacerlo todo el rato, aunque no siempre queda triufante. De ahí su encanto... los amantes perfectos suelen fallar en sus artes amatorias. :)

      GRACIAS ...

      Eliminar
  2. No será ese guisante verde del anuncio de la tele, o ¿ es el de los espárragos de la carretilla?... porque ya me he liado. Pues hombre, mejor o peor, si el hombre con los pelos tiesos hace lo que puede con su pepinillo, ya no se le puede pedir más. A veces basta con ponerle ganas y voluntad, aunque claro si en una o en uno sigue el recalentón, no sé que sera mejor; si que meta los dedos entre las bragas o que se esté quieto. En fin me voy porque acabaré liándola.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  3. Hay mucho en tu huerto.
    De decidido comer uno de tus hermosos cuentos. Y no soy de china :)

    ResponderEliminar
  4. Este Guisante terminará aprendiendo muchas cosas... parece que voluntad no le falta.
    Besos, Nieves.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso relato, Nieves, tienes mucho arte. Besos 🌹

    ResponderEliminar
  6. Guisante es más listo que el hambre.
    Sabe latín.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, este amante Guisante enciende las pantallas de los que te visitamos Nieves!Bien por alimentar los sueños, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Compartir la noche, la cama y sobretodo... momentos ¿Qué más se puede pedir?

    Besos :)

    ResponderEliminar
  9. Tu amante guisante es como un utilitario, no tiene muchos extras, pero no falla. No es mucho, ni es poco, ni todo lo contrario. Pero es tu guisante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Está bien tener un guisante en la vida. Dispuesto al sexo y hábil en compartir risas.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a todos por vuestro humor y simpátia. :D

    Besos !!

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....