Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

jueves, 31 de marzo de 2016

Formas











Puede que haya quien no sepa besar,
 acariciar o hacer bien el amor,
pero eso no es del todo preocupante, 
con ganas todo se aprende... 
Pero hay quien no sabe amar 
y eso es mucho peor que un mal beso o una mala caricia.










domingo, 27 de marzo de 2016

vienTo, raMas y Tronco






¿Puedes oír el viento, padre?

¿Recuerdas lo que mi madre solía decir del viento?

El viento no puede vencer a un árbol con fuertes raíces.

Aún respiras...
La extraño  mucho.
Estaré justo aquí...
Estoy justo aquí.

Mientras aún puedas sostener un aliento, sigue peleando.
Respira. Sigue respirando.

Cuando hay una tormenta... y estás parado frente a un árbol.

... Si ves las ramas, juraría que se van a caer... pero si ves el tronco, notarás su estabilidad.






* Fragmento de la película "El renacido" *

miércoles, 23 de marzo de 2016

Todos los padres somos piratas





Cuando nos convertimos en padres, justo en ese momento perdemos un ojo.
Automáticamente.
Desde ese instante ese ojo se dedica a saber lo que hace y donde está tu hijo.  No puedes dejar de tener ese ojo encima de tu niño.
Todos los padres terminamos siendo piratas.






jueves, 17 de marzo de 2016

El Faro sobre las Nubes



En un lugar en la fina línea entre lo real e imaginario encontré el faro de mi vida. Sobre las nubes, dejando pasar el tiempo, ausente y silencioso.   Subo a él cada tanto, cuando la niebla  y mis pensamientos se turban en remolinos prehuracanados, cuando la tormenta se cierne sobre mi temerosa cabecita atolondrada.

En un lugar en la fina línea entre lo real e imaginario tengo la suerte de encontrar tu amor,  tu sencillez y armonía, eres mi mago, mi luz y mi  compañero con aliento de fuego.
Sé que la sencillez siempre resulta más  difícil que la complejidad y es por eso por lo que me pierdo en tu mundo entre nubes, donde tus escamas de dragón siguen estando a pesar de tu sombra de farero...
Y entre tantas cosas que me puedas aportar no hay cosa mas bonita que esa mirada tuya, que me mira siempre  como si yo, que soy la que busco tu refugio y tu hogar, fuera magia y armonía. 

Cuando subo a tu mundo entre nubes siempre espero esas palabras bonitas que siempre se enconden en tu garganta, nunca salen temerosas de producir cambios estratosfericos o terremotos emosionales. Siempre espero escuchar lo que yo  sé y que a veces necesitaría escuchar... aunque fuera en susurros, o en forma de cuentos y nubes de algodón...







lunes, 14 de marzo de 2016

Imágenes




Él era un tipo distinto a la gran mayoría, justo por eso a ella le llamó la atención. Los cuatro años que llevaban compartiendo el camino de la vida habían sido los mejores de su vida, lo quería de forma pausada, sincera e incondicional. Aún así le costaba ponerle la etiqueta de novio, compañero o esposo. Él era Antonio, su Antonio, sin más.

Ella era independiente, celosa de su tiempo y espacio. Sin embargo cada día buscaba un rato para estar con Antonio.
Siempre solía encontrarle en la pequeña habitación donde él gastaba su tiempo libre haciendo maquetas; de barcos, aviones y edificios históricos. Habitualmente las vendía o las regalaba, algunas se las quedaba, pero sabía que debían ser pocas por motivos de espacio.
Allí estaba aquella tarde de cumpleaños cuando ella lo abordó por detrás y le dio un beso en la mejilla. Él la miró sonriendo, se levantó para poderla abrazar y felicitarla como era debido.
Prepararon juntos la mesa y todas las viandas que habían comprado el día antes, la tarta la dejaron aún en el frigorífico. Y ya una hora antes de que los invitados llegaran se metieron juntos en la ducha, así ahorraban tiempo y dinero. En otras ocasiones se dejaban llevar en su cascada de agua tibia pero en esa ocasión no había tiempo que perder, salieron a la par, se vistieron y justo cuando Antonio se disponía a bajar a la planta baja, el timbre sonó... Llegaban los primeros invitados.


Ella se sentía feliz a su lado. Y cuando tenían aquellas reuniones ella  siempre solía observarlo mientras charlaba con alguien. Mantenía encendidas conversaciones mientras sus ojos se  detenían en Antonio. Lo quería. Él era hogar, casa, refugio, saber donde ir cuando andaba perdida y aturdida en sus días negros.  A veces tenía imágenes con él, inventaba situaciones junto a él.  Lo veía en una azotea en un atardecer naranja de una gran ciudad, él envuelto en una manta porque el frío de la noche ya se presentía. Imagina que se vuelve cuando siente su presencia y se acerca a ella, la envuelve con la misma manta y la besa y ella se hunde en su hombro. Mientras, el sol se esconde en uno de los edificios de la ciudad.  También tiene otras imágenes, en la playa mientras  ella bebe una cerveza él aza pescado, o bailando en uno de esos grandes cotillones, a pesar de que ninguno de los dos son buenos en eso del baile. En muchas ocasiones se pierde en esas imágenes inventadas e igualmente se pregunta  si él las tendrá con ella, si su Antonio también tiene ensoñaciones donde comparte con ella momentos inventados.

Él suele descubrirla mirándolo, a veces le guiña un ojo, otras se acerca para compartir la conversación, otras simplemente esboza una tenue sonrisa que solo atisba ella y sigue a lo suyo. Entonces... Ella por un momento cree que él también la quiere y que inventa imágenes con ella... como todo el mundo...





jueves, 10 de marzo de 2016

Ese mundo



Cuando el silencio es tan grande como una palabra.

Cuando el sinsentido, de repente tiene sentido.
Cuando un hombro, es un salvavidas en mitad de la tempestad.
Cuando el cuerpo tiembla de escalofríos, sin tener fiebre.
Cuando no hay más mundo, que vuestro mundo...






lunes, 7 de marzo de 2016

Pensamientos hibernados





Comprendí que, en este mundo, nada es para siempre.
Que las cosas pasan por algo, por duras e inexplicables que resulten. Que hay que reír, llorar, saltar, gritar. Apasionarse... Amar. Decir a la cara las cosas que salen del corazón, mirando a los ojos, y no callárselas. 

Aprende que hay que decir  te quiero a la gente que te importa, porque quizá mañana sea ya demasiado tarde. Ser agradecido y corresponder a los que se preocupan por ti cuando así lo necesitas.

 

Que lo mas importante en esta vida es nuestro tiempo y debes aprovecharlo junto a quienes sepan valorarlo, valorarte y hacerte feliz, porque de entre 7.000.000.000 de personas es a ti  a quien han elegido para compartir ese momento... Vivir cada minuto, soñar en grande y embarcarse en mil aventuras que recordar.
Sonreír todos los días y mirar por encima del hombro a los problemas, buscando siempre la enseñanza y la parte positiva de los mismos, enriqueciendo el bagaje de la experiencia. Llegue a la conclusión de que cada mañana nace una nueva oportunidad para aprender, con la humildad por bandera de quien se sabe ignorante ante la inabarcable grandeza de este mundo que nos rodea. 
Porque todo eso es la vida... Y es aquí y ahora donde tiene lugar nuestra obra. Solo somos sombras en el tiempo, producto de una luz mucho mayor. Una luz de la que todos provenimos y a la cual, tarde o temprano, regresaremos.


sábado, 5 de marzo de 2016

La cruz del amor





Llegó silencioso, sin darse cuenta tan siquiera de cuando había llegado a su vida, de pronto descubrió a un buen hombre, sincero, simpático, sabio y audaz.

Nunca antes había conocido a un hombre  tan similar a ella, poseía una luz especial, a su lado comenzó a sentirse cómoda, comenzó a sentirse segura, le transmitía valores y una filosofía de vida limpia y libre.

Conseguiré a este hombre, lo debo conservar para siempre.... - pensó la ilusa-



Tan pronto se sintió seguro,  fuerte y único, cerró las puertas de la casa, dejando la vida en tinieblas... no tardó en despojarse del pesado y agotador manto de luz y dejó a la vista de la joven artista su único y verdadero rostro, el cielo cayó derrumbado sobre ella con la delirante imagen de ríos de sangre y dolor...



miércoles, 2 de marzo de 2016

ESoS Cuentos perDiDos


Deseo reflejarme en la luz de tu mirada, en cada una de las madrugadas.  Que tu cuerpo sea mi abrigo. Tu pecho mi almohada. Tus sueños, los míos y tus besos la fuente de mi deseo.



Ella escribía cuentos pero llegó perdida al pequeño camino te tierra naranja unas de las tardes mas bonitas de primavera.  El perro que vio adormecido aún cuando le quedaba un trecho para llegar a la verja ahora ladraba con tanto ímpetu que  no le dejaba pensar lo que hacer, si seguir adelante en el camino de albero o pedir ayuda a la dueña de aquel perro exaltado por su presencia.


El hombre salió del interior de la casita de campo, con árboles nuevos y un huerto cuidado. El perro se desplazó junto a las piernas de su amigo y se acercaron a la verja para atender a la escritora perdida.
Demasiado tarde y demasiado lejos de cualquier lugar como para querer y poder volver al mundo de supermercados, cafeterías y barrios unifamiliares.  Nadie había llegado antes tan lejos. Nadie se había acercado a su verja,  así que la invitó con amabilidad a que entrara, podría pasar la noche y volver al mundo ruidoso al día siguiente.



Ella encontró en aquel lugar lejano donde nadie antes habían llegado sus cuentos perdidos, esos que sólo en aquel lugar podían ser escritos. Una noche se convirtió en días, los días en semanas y las semanas en una vida.  Y fue allí, que al igual que sus cuentos encontró la mirada que siempre estuvo buscando, los abrazos templados y la compañía de la persona que le entregó su parsimonia y su corazón triste, allí fue donde encontró los amaneceres y la verdadera velocidad del tiempo, donde su nombre sonaba a susurro, donde tuvo la certeza de que las arrugas indicaban simplemente donde han estado  las sonrisas. Allí olvidó los paisajes de ida y vuelta tras agotadoras jornadas laborales, caras desconocidas y pocas conversaciones... 

Y fue entonces cuando olvidaron el pasado, descubrieron todo el amor que les quedaba en sus corazones de niebla y cuentos. Y fue entonces cuando un día descubrieron que eran la pieza del puzle que siempre faltaba para que la rueda de sus vidas funcionara. Fue entonces cuando en uno de esos atardeceres él la miró con sus ojos y ella lo supo.


Deseo reflejarme en la luz de tu mirada, en cada una de las madrugadas.  Que tu cuerpo sea mi abrigo. Tu pecho mi almohada. Tus sueños, los míos y tus besos la fuente de mi deseo.