Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 29 de abril de 2014

El Póster


Carlos el sobrino de Eloy trasteó en el hueco de la escalera encontrando un tubo donde enrollados permanecían ajenos al tiempo varios póster.
El jovencito los sacó del tubo y los observó como si fueran pergaminos, imágenes de personas que un día fueron relevantes pero que él no conocía.
Eloy lo sorprendió justo cuando desenrollaba a SuPeR LoPeZ.
Para Carlos el personaje de esa viñeta no era desconocido, su tío le había prestado los cientos de cómics que tenía en la estantería del salón. 

- Me lo das tío Eloy???

Había olvidado que estaban allí.  Observó detenidamente el póster que su sobrino portaba... tenía 20 años o más, sin embargo aquella viñeta parecía estar mas actual que nunca.


" Don Anselmo, el dueño del bazar de la esquina de casa de Eloy lo tenía en su escaparate, él se quedaba siempre unos momentos mirándolo antes de entrar y comprar. Un día le preguntó a Don Anselmo  si cuando no lo necesitara podría dárselo.  Le respondió que cuando acabara la promoción que anunciaba  podría quedárselo.


Durante cuatro meses pasaba por la puerta o entraba a comprar, miraba el póster rogando que Don Anselmo se acordara de su promesa.
Un día pasó por la puerta y....   ¡¡ El Póster No Estaba !!.   Entró muerto de miedo pensando qué podría haber hecho don Anselmo con el póster,  pero al entrar vio que estaba en un rincón del mostrador, enrollado, esperándole.   Ese póster estuvo en la cabecera de su cama durante años y al parecer volvería a otra cabecera dos décadas después ".


- Claro que si, Es tuyo!!!

El sobrino sonrió satisfecho.   








domingo, 27 de abril de 2014

Desventuras


El maestro observó a  su pupilo despertar con lágrimas en los ojos.

- Porque lloras... has tenido una pesadilla? 

-No Maestro.

- Un mal sueño entonces.

- No Maestro era un buen sueño.

- Entonces si era un bonito sueño porque lloras...

- Porque es uno de esos  sueños  que no se pueden  cumplir.



viernes, 25 de abril de 2014

Virando


Jorgina había estado en las sombras mucho tiempo.  A la sombra de tres hijos y un marido ejemplar que la abandonó para vivir una nueva vida con una mujer de melena rojiza y pecas en las mejillas.
Aquella tarde Jorgina  se descubrió frente a otra mujer que la miraba con un brillo especial y una sonrisa que no sabía que tipo de tormenta anunciaba.   Comenzarían un libro que escribirían juntas;  llenándolo de sonrisas, miradas cómplices, felicidades, sal y pimienta.  La conocía bien  y lo tenía asumido...  habría momentos gruesos y algún que otro renglón torcido con esa letra de pasajero en el asiento trasero de un taXi. 
Y sin más... 
Dejaron que la tormenta se desatara...




miércoles, 23 de abril de 2014

Arcoiris



Fue arduo el camino hasta llegar a aquel paisaje
encontró el arcoiris,  se deslizó por sus colores,
no tardó en encontrar el tesoro.

Los tiempos han pasado y todo ha cambiado.
Ahora ha descubierto que es fácil perderse,
que hay cierto lugares, ciertos paisajes 
a los que nunca sabrá volver.





domingo, 20 de abril de 2014

Héroes



 Irina tuvo que pasar aquella  noche en casa de los vecinos.  Los padres de Pedro -compañero de clase-  dejaron que los dos amigos durmieran en el mismo cuarto. Irina joven de 16 años y  un tanto alocada descubrió atónita  un chico totalmente distinto a lo que había pensado... era tan sólo  un friqui que dormía embutido en un pijama de Spiderman.   
La noche antes, Pedro, su guapo compañero de clase,  en contra de todo lo que podía imaginarse no le dio conversación alguna.  Se tumbó en el colchón que sus padres habían puesto en el suelo y preguntó a Irina si estaba cansada, ella contestó que no y a pesar de que esa respuesta daba pie a una conversación no dijo más.   Cerró los ojos y no los abrió hasta el día siguiente a las siete y media.



Pasaron algunos años y en el recuerdo de Irina siempre estuvo la imagen de ese pijama pegado al cuerpo de su vecino como una segunda piel.  Lo veía a menudo llegar con sus novias,  los fines de semana se arreglaba especialmente y salía de casa rozando la media noche para volver con las primeras luces del día. Irina coincidía en no pocas ocasiones en discotecas y bares nocturnos pero nunca fueron amigos, apenas se daban un corto saludo o una sonrisa protocolaria, al mismo tiempo la muchacha siempre pensaba si aún utilizaría su pijama arácnido, si lo llevaba bajo aquellas elegantes y modernas ropas.   -En alguna ocasión en el instituto, había podido ver bajo algún chaleco invernal el rojo pijama -


Aquella tarde de Domingo la joven estaba sola en casa y despertó tarde, puso la comida al fuego  mientras se daba una ducha,  por alguna razón que nadie comprende en la cocina se desató el fuego,  el incendio se extendió rápidamente a toda la primera planta de la casa,  Irina no  descubrió el terrible acontecimiento hasta que salió del cuarto de baño, se puso atropelladamente  un vestido y comprobó que no tenía escapatoria... Abrió la ventana del dormitorio y gritó con  voz desgarrada que alguien la auxiliara... 

Un par de minutos después Pedro estaba en el pretil de su ventana.  La cogió en brazos y se deslizó por las marquesinas  hasta que con la chica entre sus brazos saltó al suelo, ella nerviosa y aturdida observaba como los bomberos apagaban los últimos rescoldos del incendio.
Aún con Pedro a su lado intentaba averiguar como había podido llegar a su ventana cuando era imposible   alcanzar esa altura con otra cosa que no fuera... no sé , unas escaleras o algo similar.

Esa noche volvieron a pasarla juntos, su cuarto estaba distinto.... mas ordenado y perfumado, la cama era mas grande, para dos personas.  Los padres de Pedro con su habitual simpatía fueron estupendos anfitriones.
Al tiempo de irse a dormir Pedro preguntó si era necesario bajar el colchón del ático, Irina no quería causar mas molestias de las necesarias " si a ti no te importa podemos compartir la cama"  A pedro le sorprendió aquella elección pero actuó con naturalidad.
Irina tumbada en la cama haciendo creer que dormía vio llegar al muchacho que no encendió la luz para no molestarla. Apenas entraba luz por la puerta y la amplia ventana pero Irina pudo ver como se despojaba de sus ropas, esperaba ver su piel desnuda, ropa  interior de marca... pero sólo pudo ver un pijama... un traje rojo arácnido.







viernes, 18 de abril de 2014

Hoy es...


Hoy es el día en que su mirada dejó de estar perdida.

Sus demonios escaparon, el corazón despertó de su letargo. Súbitamente descubrió que había Mil razones para Mil amaneceres.
Ya conocían  su luz, su tacto y su mirada, y nadie sabía que ardían por dentro.  
Había llegado a ese punto de emoción y sensaciones en el que parece que el alma se expande... renace.
Hoy es el día en que le mira y descubre su alma  desnuda.  Hoy ha dejado de sobrevolar en fantasías, ha olvidado anotar sus ideas y pensamientos en grises rincones ... Y cuando la besó... cuando la besó  el tiempo se abrió escurriéndose  por un remolino atemporal,  teniendo la sensación de que aquel primer beso era el primero de hoy, de aquí y de ahora, sintiendo al mismo tiempo  como si  el que la besaba no fuera persona nueva en su vida sino como si hubieran compartido  otra época, época antigua... otros tiempos, otro mundo y que nuevamente se habían escurrido por ese remolino para volverse a encontrar, renacer  y volver a Tener  Mil razones, mil amaneceres.

                                         
Hoy es el día en que su mirada dejó de estar perdida.





martes, 15 de abril de 2014

Alfa & Omega




El que diseñó la vida lo hizo de forma que pensáramos que es lo único que hay...
Y no es cierto...
Lo hizo así para que vivamos la vida intensamente dentro de la medida de nuestras posibilidades,
porque si tú supieras desde el primer momento que hay otra cosa, que esto es sólo un paseo, una experiencia, entonces quizás, no lo viviríamos tan intensamente.
Por eso no hay que reprochar nada al que lo ha diseñado, pero hay que saber... 
que no es lo único.



-Comentario de Juan José Benitez  *periodista*-


sábado, 12 de abril de 2014

El día que la verdad corrió libre



Si algún día llegara... - y espero con toda mi alma que nunca ocurra- ... Si algún día llegara el caos a este sistema decadente,  a la humanidad, a cada uno de nosotros sólo nos quedarían dos caminos; 
  la barbarie o la solidaridad.
Cuando pensemos cual de los dos caminos debemos elegir tenemos que ser conscientes que no sólo estamos eligiendo sobre nuestro propio futuro,  sino que a lo mejor estamos decidiendo sobre el futuro de toda la humanidad y con esa responsabilidad en mente,  entonces si... decidamos
si algún día llegara el caos,
Pensemos en positivo,
unámonos,
olvidemos  ser Quijotes luchando solos  ante GIGANTES,
convirtámonos en una unidad,
unidad de amor, altruismo y solidaridad, 
miremos con los ojos del que tengamos en frente.
y sin miedo a lo que descubramos
Despertemos...
Ese día la verdad correrá libre por nuestro hogar azul
Ese día comenzará una  nueva Era Dorada




martes, 8 de abril de 2014

¿Qué somos?

... Eso me pregunto en muchiiiiiisimas ocasiones.
Como ya vengo comentando en los últimos tiempos no es ya ningún secreto el echo de que os tenga presente en mi vida y es  casi inevitable el cariño que os tengo.
En multitud de momentos he contado a mis amigos alguna que otra entrada vuestra, y hablo de vosotros, como si os tuviera aquí al lado, como si nos viéramos cada día, como si fuéramos amigos de años.
Siempre termino pensando lo mismo.... ¿qué somos?
 A.- Amigos
 B.-  Conocidos
 C.-  Sombras, proyecciones imaginarias de algún resto de nosotros mismos.

Para abreviar, por comodidad y para no filosofar demasiado  siempre os presento como mis amigos...
Mi amiga....
Mi amigo....

Pero en el fondo no sé si es correcto este título tan importante,  estaréis conmigo con el pensamiento  que no todo el mundo consigue eso de ser nuestro amigo así  como el que compra en el mercado cuarto y mitad...  Sin embargo por alguna razón os proyecto como amigos, recuerdo a cada uno de vosotros, incluso a los que dejaron el mundo bloguero.

Puede que os hayáis planteado esto alguna vez,  puede que ni se os pasara por la cabeza, que separéis el mundo real con la blogosfera sin ningún margen de error pero creo que aunque se intente en un principio hay un momento que pequeños tentáculos de la  vida se van entrelazando hasta ser una misma cosa.

Puede que tengamos que buscarnos un adjetivo tan original como nuestra amistad porque puede que aunque no lo pensamos demasiado o no lo queramos creer  puede que en el fondo seamos amigos, amigos que comparten un tiempo y un trayecto importante de nuestras chispeante vida....

Lo que si tengo claro es que aquí estamos, aquí estaremos para leernos y darnos energía sin que el tiempo y el espacio sea obstáculo.... 






lunes, 7 de abril de 2014

✿◠‿◠ 3 años









Hace tres años comencé una aventura,
pensé que sería un paseo de  puntillas sin que nadie se percatara de mi presencia.
Hoy no concibo mi vida sin este rinconcito... sin vosotros... que tanto me dais, que tanto me aportáis.



viernes, 4 de abril de 2014

Contemplación II

Aquella mañana de Domingo se había arriesgado a salir sin paraguas, así que como era de prever tuvo que refugiarse en los toldos de la cafetería Rosalinda
A penas le quedaban unos metros para llegar a su portal pero la experiencia le recordaba que si se mojaba en un par de día llevaría un buen constipado a cuestas.

Bajo el toldo estaba cuando  lo vio llegar,  parecía que venía de hacer footing, con chándal negro y deportivas gastadas, se cubría la cabeza con una capucha pero fue fácil reconocerle.

No sabía si intencionadamente  o no, el hombre se paró bajo los toldos de la cafetería Rosalinda.
Se pasó las manos por la cara para retirar la lluvia de sus ojos, se dirigió directamente a ella, que notaba como sus pies se sujetaban fuertes a un suelo que parecía perder estabilidad...   él pasó de largo ignorando que la mujer recuperaba el aliento, descubriendo que eran su piernas las que perdieron la estabilidad  y no el mundo que giraba a su alrededor...

La camarera lo saludó con simpatía.  Él le preguntó algo y la chica rió a carcajadas.  Mientras el hombre se tomaba su café  la lluvia comenzó a amainar, se disponía a dar una carrerita hasta el portal cuando una voz tras ella la sorprendió  "¿ Te puedo acompañar con el paraguas?" 

La camarera le había dicho que llevaba un buen rato esperando que dejara de llover, él tubo la gentileza de pedir un paraguas para que la mujer no tuviera de demorar más la llegada a casa.



Al llegar al patio interior de los bloques, zona común de los vecinos, andaron parte del trayecto juntos, él se quitó la sudadera empapada de lluvia.  No hablaron mucho, sólo de lo engorrosa que era la lluvia, después se presentaron, Azucena supo que se llamaba Pelayo.
 Se despidieron cuando una voz anciana agitada gritó :

_ ¡¡  Padre Pelayo ayúdeme por favor!!!



El hombre dejó apoyada en una columna el paraguas y la sudadera, corrió presuroso hacia la anciana en mitad del patio y bajo una lluvia que volvía a ser fuerte,  luchaba para sacar las ruedecitas del carro de la compra que se atascó en una rejilla.

"padre Pelayo"  ¿Padre?  Aquello dejó kao a Azucena, que se había vuelto sobre sus pasos y aguardaba junto al paraguas y con la sudadera en sus brazos.  La lluvia había vuelto a empapar las ropas del hombre que un vez más  dejaba su cuerpo a la vista de los mortales.  
Él le sonrió y le dio las gracias por esperar con la sudadera en las manos. La anciana se despidió agradecida y recordando que el próximo Domingo no faltaría a misa.

- ¿Eres cura?

- Si,  veo que te sorprende

- Pues si.  nunca lo hubiera dicho

-  ¿Me ves mas con otra profesión?

- si... Cualquier cosa menos... eso...  no sé... 



Ahora a las cinco de la tarde  Azucena se sienta un rato a leer.  Es parte de su rutina. Ella lo mira semioculta en su sofá,  camuflada entre los visillos blancos.   Ahora sabe que llega de la parroquia.
Ahora sabe que debe alejarse de ese hombre como si fuera el mismísimo.... si ese...
Los curas no le gustaba, les tenía verdadera animadversión... desde que se topó con uno a los siete años.

_________


Fin

miércoles, 2 de abril de 2014

La enfermera



Un supervisor de planta de un Hospital Sevillano decide darse un descanso y fumarse un cigarrillo, se da cuenta que no tiene tabaco y decide ir a la sexta  planta...
Llama al ascensor -el ascensor parece que venía de la planta  -1 -  
Cuando se abren las puertas del ascensor ve que  hay una enfermera dentro.   Una enfermera que él conoce, cuando entra la saluda.   La nota extraña, está apoyada al lado de donde se marcan los números de planta,  le extraña que no le devuelva el saludo,  que no haga ademán alguno y su mirada perdida  como embobada a la pared le hace pensar que algo le preocupaba.

Llegan a la tercera planta y esta enfermera se baja,  él sabía que era su planta porque era la de maternidad donde ella trabajaba.

Él continúa, se  fuma su cigarrillo y al volver a su planta le comenta a los compañeros que ha encontrado con Carmen en el ascensor y que la había notado rara, posiblemente estaría pensando en sus cosas porque no le había saludado.   Los compañeros se quedan BLANCOS,  y le dicen que eso no podía ser, posiblemente la habría confundido.  Él está seguro que era ella, no había duda alguna. 
Los compañeros le dicen que no podía ser, Carmen había muerto hacía unos meses por un problema cardiaco en otro Hospital.

El supervisor había estado haciendo unos cursos durante más de un año, justamente en el tiempo donde la enfermera había fallecido.


***

Esta es una de las historias que se relatan en el último libro de J.J. Benitez . Titulo: "Estoy bien"