Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

lunes, 30 de septiembre de 2013

Un sorteo para un Octubre terrorífico




Algunos de vosotros ya me conocéis lo suficiente como para saber lo mucho que me gusta el misterio y  las fantasmadas, lo que disfruto en las vísperas de Halloween.

Lidia me ha llevado hasta el blog  Todos mis libros que sortea un libro que me va a gustar,  no sólo para leerlo yo sino para compartirlo con mis pequeños sobrinos que también son fan de las brujas, dragones y todo lo que tenga misterio y miedoooo . Cuando lo descubrí tuve unas ganas imperiosas de participar y como golum susurre.... Miiii tesorooooo....  es miiiiiio.    ;)


No sé si la suerte estará de mi parte, el sorteo está abierto hasta el 29 de Octubre, aquí tenéis las bases por si os animáis * como yo*




sábado, 28 de septiembre de 2013

Y llueve...



Las primeras gotas de la tormenta la sorprendieron justo en la puerta de casa -esta vez tuvo suerte-.
Hacía frío, tan pronto se acomodó se preparó un caldo calentito. El día había sido largo, el trabajo era agotador, ya que tenía que desempeñar la labor de ella y los tres compañeros despedidos aquel mes, - los despidieron alegando que había poco trabajo, obviamente era incierto-
Adoraba la tranquilidad y el silencio de su hogar, una pequeña casita que encontró por casualidades de la vida...
Contestó a las cuatro llamadas perdidas;  su padre, su prima Carmen, su amigo Carlos y el vecino.
Diez minutos después llamaron a la puerta, se había enfundado su pijama rosa con el gran corazón violeta, sabía de quién se trataba y no tuvo  inconveniente en atenderle de esa guisa,  Arturo apareció con el paraguas en una mano y el paquete de correos en la otra.
Lo dejó entrar, y agradeció el haber recogido el paquete que esperaba hacía días, hablaron un rato sin pasar mas allá del recibidor, varios minutos después  marchó presuroso de vuelta a casa.
Los rayos iluminaban la habitación, daba vueltas en la cama mientras recordaba momentos del día, fragmento de conversaciones, realizaba mentalmente el esquema de los quehaceres del día siguiente.
La lluvia golpeaba la persiana de la ventana... volvía a tener esa sensación de soledad, durante el día no se le pasaba por la cabeza, ni un instante, nada, estaba rodeada de gente, amigos, compañeros de trabajo, familia, incluso en muchos momentos deseaba volver a casa para escuchar el silencio. En la noche todo cambiaba, en mitad de la madrugada era habitual despertarse aturdida y adormecida buscando la compañía y el calor de un compañero durmiente, el hueco vacío de su cama la desvelaba durante algunos segundos, recordándole la sensación de soledad,  de unidad, recordaba a los viejos amigos, a esos que durmieron a su lado, y llueve... siempre procuraba tener compañía las noches de tormenta, nunca le gustaron, con los ojos cerrados, pudo remontarse tiempo atrás, la silueta de su acompañante durmiente se iluminaba con los rayos de la tormenta, daba media vuelta y extendía su brazo para que se hundiera bajo su protección sabedor de que así consiliaria el sueño rápidamente...

El despertador sonó con la música de la radio, abrió los ojos, la luz brillante del sol matutino la hizo pensar  que el día sería mejor meteorologicamente hablando, dio un brinco, el teléfono sonó, era Carmen que llamaba para que fueran juntas al trabajo, se le había estropeado el coche...
Se bebió el café en apenas dos sorbos y salió de casa, al subir al coche e incorporarse a la carretera pudo ver una nueva tormenta que se acercaba rápida y amenazante,  aceleró con tantos planes para el día que tenía la sensación de que le faltarían horas para poder desempeñarlos todos.






jueves, 26 de septiembre de 2013

Fuego *Haiku*



Ninguna razón 
cuando tú te quemas
ardemos todos



~~~~~~~~~~~~~~~~~~      ~~~~~~~~~~~~~~~~~~

El Haiku es una forma de poesía japonesa.  Consiste en un poema breve, formado por tres versos de cinco,  siete  y cinco sílabas  respectivamente.  La poética del Haiku se basa en el asombro o/y la admiración que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza o actos cotidianos.



martes, 24 de septiembre de 2013

Abismos

Apenas parecía tener fuerzas para dar los 74 pasos hasta la tienda de Carmen.
" Que te pasó muchacha"
"Me levanté de madrugada con la luz apagada y resbalé"
"Vaya... tienes que tener cuidado con esas cosas"  Respondió Carmen con su voz pausada y destilando su habitual simpatía.

Volvió a casa, puso la radio con tan  leve volumen que apenas se podía escuchar.
Preparó el almuerzo con toda su vitalidad, canturreaba la música, abrió la ventana del patio interior del bloque de pisos. La vecina la saludó y estuvieron conversando un buen rato, del gobierno, del yerno del rey, de ese tesorero, de esa niña que desapareció, de que todo va mal, que todo irá a peor, que la  Voyager ya está en el espacio exterior, que ya cruzó la última frontera, algunos chistes, algunas bromas, las risas hicieron eco en el patio.

Preparó con ánimo la mesa del salón;  mantel, platos, cubiertos, incluso una tímida flor decorando la humilde mesa.
Miró el reloj a la vez que apagó la radio, encendió la televisión.... tan sólo tuvo que esperar unos minutos pero a ella le parecieron eternos, sentada en la silla con las manos apolilladas en las piernas escuchó la vuelta de llave en la cerradura.
"Ya estoy aquí"
Su voz resultó animosa, ella se levantó para saludarle con una media sonrisa, él le dio un beso en la mejilla.
"vengo molido, comeré y me iré a dormir del tirón"
Se sentó en la mesa y mirando la televisión  esperó que le sirviera el plato.
Ella se sentó y empezó a comer en silencio.

17 minutos después,  ella comenzaba a fregar los platos y su marido se levantó para ir a dormir, ella tenía un oído fino y escuchó sus pasos dirigirse a la alcoba, paró  un momento y volvió a escuchar los pasos que se acercaban, ella se aferró al cuchillo que en esos momentos fregaba.


Cuando abrió los ojos respiraba con dificultad, su mejilla desgarrada parecía hervir, apenas podía moverse, lo intentó, el sabor metálico de la sangre que entró por la comisura de los labios la puso sobre aviso que esta vez había sido mas brutal, se levantó, la cabeza parecía estallarle, mareada se lavó las manos y el rostro por donde aún brotaba la sangre.
Sólo pudo recordar, como si de un trueno se tratase aquel violento golpe que le hizo estallar la mejilla mientras caía desplomada al suelo.

Se curó las heridas, sabía hacerlo bien,  se dirigió a la puerta para verificar que nuevamente la había dejado encerrada en casa. Tardaría días en volver.



domingo, 22 de septiembre de 2013

Viento *Haiku*





Es implacable
tranquilo o guerrero
se hace notar





~~~~~~~~~~~~~~~~~~      ~~~~~~~~~~~~~~~~~~

El Haiku es una forma de poesía japonesa.  Consiste en un poema breve, formado por tres versos de cinco,  siete  y cinco sílabas  respectivamente.  La poética del Haiku se basa en el asombro o/y la admiración que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza o actos cotidianos.




jueves, 19 de septiembre de 2013

El secreto de Jacy

Jacy siempre tuvo ese extraño Don.
Nunca lo confesó a nadie, cuando era pequeña era un simple juego, ya en la madurez  un entretenimiento que pese a lo extraordinario le reconfortaba y le relajaba, también le divertía.
Vivía en  un pueblo pequeño y conocía las verdaderas intenciones de todos los vecinos.

~~ *~~
Amalia y Rosendo eran vecinos desde pequeños, siempre andaban en discusiones, ninguno podía ver al otro.

Amalia llevaba casada un par de años y en su vientre crecía el primogénito de aquel matrimonio concertado.
Rosendo, panadero de toda la vida, trabajaba en la misma panadería de su padre y de su abuelo, nunca tuvo opción a elegir futuro porque su futuro siempre fue el agua, harina y la sal.

Ambos se demostraban desprecio, se ignoraban. Ella lo miraba con forma altiva y él siempre atendía a todas las señoras mucho antes que a ella. El pan de Rosendo era buenísimo y por eso Amalia aguantaba aquel desprecio y no compraba el pan en el mercado, además, a su marido le gustaba el pan de su amigo Rosendo.
~~ *~~

Aquella mañana no había mucho sol,  amaneció un día de lo más nublado, ese echo le dificultaba ver con claridad, su Don perdía intensidad, pero no le impidió  observar mientras aguardaba el turno para comprar el pan, como Rosendo y Amalia se demostraban el desprecio habitual, no se saludaban, ni se miraba.  Antes de que ellos dos supieran exactamente que era lo que les sucedía realmente, Jacy vio con sorpresa como sus sombras salieron corriendo para esconderse de todos  y besarse por primera vez.





martes, 17 de septiembre de 2013

Piedras *Haiku*




Todas me gustan
Suaves y rugosas
son pura magia



~~~~~~~~~~~~~~~~~~      ~~~~~~~~~~~~~~~~~~

El Haiku es una forma de poesía japonesa.  Consiste en un poema breve, formado por tres versos de cinco,  siete  y cinco sílabas  respectivamente.  La poética del Haiku se basa en el asombro o/y la admiración que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza o actos cotidianos.

*Gracias Vero, por enseñarme el camino a los Haikus*


lunes, 16 de septiembre de 2013

El arreglador de muñecos




No es la primera vez que atravesaba esas puertas.
Ya no me queda nada original, poco a poco me cambiaron los brazos,  las piernas,  hasta tengo un ojo de cada color. 
Pero no me importa, nada de eso me dolió,  sigo siendo su favorita.
El problema comenzó cuando se empeñó en ponerme un corazón.









viernes, 13 de septiembre de 2013

Pensamientos ... Divagaciones



"Una sabe que no hay vuelta atrás cuando empiezas a encontrarte  esas pequeñas cosas que se usan cada día  repartidas por los rinconsitos de casa, discretamente colocadas sin ánimo de molestar ni entorpecer,  como escusa de no tener que marcharse y tan limitadas como para no establecerse definitivamente"

Valeria estaba convencida de hacerlo esta mañana, levantarse de la cama y ordenar el pequeño caos en que se había convertido su coqueto hogar.  Desde hacía meses se sentía en el limbo en mitad del salón o en pleno baño. Encontraba sus hermosos dibujos colgados en la pared del salón con chinchetas de colores, la guitarra siempre desenfundada apoyada en una de las paredes del dormitorio, botas, chanclas y pareos,  gorras, gafas y lentillas, cepillo de dientes, mochila  y su anillo siempre perdido, tres libros, mp3 y su gato Lincoln...

Quería recuperar algunas de las cosas que perdió...  cajones ordenados, encontrarlo todo a un golpe de vista, volver a su simplicidad,  a su  filosofía de poco es mucho, menos es mas... 
Se puso en pie y miró por la ventana, era una típica mañana de Sábado otoñal,  aunque fuese el último fin de semana de la estación veraniega.  Las nubes negras en el cielo, el viento aporreando las ventanas, la fuerte lluvia  provocaba que la calle estuviese desierta, los edificios  despedían  esa luz blanquecina que provoca las tormentas. 
Dirigió sus  sonámbulos pasos hacía el salón. Lincoln subido en el sofá, inmóvil,  observaba a su dueño que daba sus trazos a una obra casi terminada.  Tenía las manos negruzcas por el carboncillo y alguna marca en el rostro por haberse tocado. "te ha llamado tu madre".     "luego la llamaré" 
Descubrió entonces lo tarde que era, el reloj  marcaba las 11 de la mañana.  "Quieres un café, me haré uno".

Lincoln la siguió, se paseaba entre sus piernas, ella siempre temía pisarle, o caer de bruces en su afán de esquivarle,  le puso un poco de comida en su cuenco para que la dejara andar libremente.
"No le des de comer es temprano, y luego querrá mas... se va a poner hecho una bolita" 
Valeria ignoró la petición. El gato devoraba silencioso su comida.

"Porqué me has dejado dormir tanto, ahora es muy tarde"  Comentó mientras colocaba las tazas en la mesita baja y se sentaba para  echar sus dos cucharadas de azúcar en su café  humeante.
Daniel se levantó del taburete donde pasó la mañana pintando, limpió sus manos en un trapo especial que tenía preparado para ello,  se subió el pareo colocándolo en su cintura... volvió a caer, lo desató, lo abrió  mostrando su desnudes durante un nanosegundo y volvió a hacer el  nudo.

" Para un día que puedes levantarte cuando te plazca, además para que es tarde, ¿Qué vamos a hacer hoy?"

"no... nada, además con este tiempo.... mejor quedarnos en casa... " Dijo mientras daba vueltas al café y le sonreía aún con la cara de trasnoche...

Se escuchó un trueno que hizo retumbar todo su pequeño mundo, se estremeció, nunca le gustaron las tormentas. " Había pensado decirte que aclararas tus ideas, que decidieras de una ves establecerte en casa  y reubicar definitivamente todas tus cosas, dejar de vivir como si estuvieras de vacaciones. Preparamos la habitación del fondo para tus trabajos, compramos un ropero grande para toda tu ropa, el otro día estuve viéndolo en la web, y no nos vendría mal un armarito para el baño,  para ordenar todas tus cremitas, cuchillas,  lentillas y champús para que no estén amontonados en el rinconcito.  Había pensado en dejar espacio en la entrada de casa para tu bici, poner tu nombre en el buzón..."

Daniel  bebió el último sorbo, se incorporó hacia ella y le dio un beso en la comisura de los labios. " Estas muy callada hoy, en que piensan dime..."

"no me gustan las tormentas..."  En su rostro se reflejaba el miedo,  pero no era de la tormenta ... no.

"Te gusta como va quedando..." 

"Claro!!! es uno de los que mas me gustan"

Valeria se sentó un rato en el puf, mientras veía a Daniel dar suaves trazos a su obra... había pensado muchas cosas, sólo eran eso, pensamientos con miedo a ser palabras,  con miedo a que cuando fueran escuchadas descubriera de golpe que al querer más obtuviera menos, a que aquel hombre con alma de muchacho no quisiera roperos,  ni armaritos,  ni su nombre en el buzón,  miedo a que imponiendo el orden llegara el verdadero caos...  Había pensado mucho, pero ahora...  - alargó la mano hasta la radio, la encendió y la música invadió cada rincón de su hogar,  Daniel empezó a moverse a ritmo de la música y a canturrearla... -  ahora creía que no era buena idea, que quizás no debería forzar las cosas, le había dado muchas vueltas a todo este asunto,  creía tenerlo claro pero después ha pensado... mejor que no....






martes, 10 de septiembre de 2013

Vivir en las nubes


La tarde llegó casi sin darse cuenta, una brisa inesperada arremolinó los mechones amarillos de la pequeña Daniela, sentada al borde de un sendero de tierra naranja terminaba de comerse el bocadillo de la merienda.
Su madre se sentó junto a ella para recordarle que terminara de beber el zumo.

- Mamá, las nubes nos miran?
- No sé hija.
- Yo creo que sí mamá  - dio un sorbo al zumo de frutas -    Las nubes nacen en mitad del océano, allí  no ven nada,  sólo agua, están solas, inmóviles y se aburren bastante,  son algo perezosas y necesitan ayuda, su amigo el viento aunque siempre le está incordiando es muy simpático y la empuja  casi sin apenas esfuerzo, nube es esponjosa y fácil de manejar.
Cuando llega a la playa nube se pone un poco mas pesada, y su amigo viento debe empujarla con  mas fuerza  para que suba  las montañas, a veces deben convertirse en tormentas para conseguirlo,  una ves que lo logran descansan un rato y observan el lugar tan extraño, nos mira a nosotros porque no ha visto nada igual desde que nació en medio del océano.
Nube se queda inmóvil, la ves?
Y el viento entra entre los recovecos de los acantilados silbando y gritando,  alborotando todo a su paso, llevando y trayendo aromas, llevando semillas allí donde nadie espera. 
Nube está contenta hoy, sonríe, llevada por su amigo viento, blanca y esponjosa nos mira porque es todo nuevo para ella, se pregunta quienes somos y que hacemos, mira al horizonte y descubre que le queda mucho por descubrir, hay mucha tierra ahí delante,  el viento la empujará en algún momento y seguirán viajando hasta que posiblemente encuentren otro mar...


Daniela le dio el envoltorio del zumo a la madre.  "Ya lo terminé mamá"

La madre sin decir una palabra,  atónita por  la verborrea de su niña de cinco años  leyó los ingredientes de aquel inofensivo zumo de frutas.  "quizás debería empezar a beberlos yo"


~~~~~~~~~~~~~~  ◘ ~~~~~~

GRACIAS por la nube
que yo imaginé exploradora
 que tú  tan bien supiste capturar
en esta espectacular fotografía    Tejón ...



domingo, 8 de septiembre de 2013

Calma chicha






Eres luz y a tu paso se disipan las tinieblas que invadían la habitación de mi memoria.

Compartir contigo los recuerdos  y cada noche enredarme en ti.

Dejar que el tiempo se vaya desgranando en finos jirones de plata, siendo testigo mudo de como me robas el alma cada vez que me miras.





jueves, 5 de septiembre de 2013

Delirios de un insecto anónimo


























Ya lo vi venir de buena mañana, hoy no iba a ser un gran día para mí,  no habría paseos por la playa, ni baños entre las olas saladas, no habría aventura en la sierra, ni siquiera un triste paseo por alguna de las ventas de carretera que tanto me gustan y en las que  siempre hay alguna perrita bonita a la que olisquear.
Hoy ya en el desayuno, cuando Claudia, se sentó justo al lado de mi amigo Damian lo supe, hablaban de lo bonito que era el lugar, que le habían dicho que era una zona muy tranquila... 
Damian fue a por el coche, y no me silbó para que le acompañara,  eso ya me hizo tener picores. Claudia me colocó la correa, podía haber elegido cualquier otra pero ella eligió  la roja,  la que me hace rascarme como un condenado. Esperamos los dos en silencio en la puerta de casa hasta que vimos llegar a mi amigo, me quise montar en mi lugar habitual pero Claudia me dio un tirón de  la correa que casi me ahoga y que  irremediablemente me hizo parar en seco, protesté,  gruñendo claro! esto ya no me gustaba.

- Tu iras detrás muchacho, en tu cajón.

Malditasea, al maletero enjaulado... hoy nada de sacar la cabeza por la ventanilla y música de Iron maiden ... ni quisiera podía mirarles, sólo podía ver al conductor del coche que nos seguía, siempre me mareo en esta posición,  ay que malito me estoy poniendo...

Por fin después de no sé cuantas horas de viaje  hemos llegado a uno de esos aparcamientos diáfanos y al aire libre, Damian me saca de este claustofóbico habitáculo.

- Lo siento amigo, ya sé que no te gusta esto, te daré un poco de agua.

¿Agua ?  yo no quiero agua. Yo quiero que me quites la correa y salir corriendo hacia ese montículo de tierra, que me achuches y me tires la pelota para desengrasar y ya puesto podríamos ir a un bar de bocadillos y me das una de esas pancetas tan grasientas y deliciosas.

Que nooooo, que no quiero agua....
Olí el cacharro con agua y lo desprecié dando media vuelta.

No tardé en descubrir que hoy era una de mis visitas  favoritas, las cuevas, rutas, y senderos con mil recovecos por explorar y olfatear.  La cosa parecía ir mejorando. Este viaje infernal podría tener su recompensa.

De pronto pararon, empezaron a hablar,  bla, bla, bla, bla, bla, bla, que si tu, que si yo, no se qué de un cartel. 

- Te vas ta tener que quedar aquí, pórtate bien, no te muevas que volvemos pronto.

Queeeeeeeeee, aquí me dejaaaaaaas, en una farola ????!!!!!!!  

No lo podía creer, esto era indignarte. 

Las hormigas empezaron a llegar, no sé de donde,  empezaba a tener picores por la correa, el calor empezaba a notarse y comencé a agobiarme. Cuando pensaba que nada podría ir a peor vi a uno de esos bichitos voladores rojos con puntitos negros, mariquitas lo llaman, empezó a gritar como una  condenada. 

- Eh Sr. Tejón!!! Estoy aquí, en la entrada de la cueva, en la farola !!!  Ehhhh aquí, aquí  junto al can

¿ Que me ha  llamado? ¿can? Dios santo que lugar es este, me giré un tanto con disimulo y allí estaba el famoso Sr. Tejón con la que  parecía ser su compañera tomándose una cervecita, refrescándose en la tarde de calor.  Obviamente el afortunado Sr. Tejón  hacía oídos sordos ante el griterío de esta chiflada...

- No ves que no te ve. Darte un volteo y vete con ellos.
-No puedo. El Sr. Tejón y yo tenemos algo entre manos... ya sabes Alto secreto.
- Y por eso lo llamas a gritos.
- Claro, todos creen que yo estoy chiflada pero este traje es un disfraz sabes. ¡¡¡No mires atrás!!!  Tejón  no para de mirar aquí, no sabe disimular y su Sra. va a descubrir todo el tejemaneje.
- ¿Que tejemaneje?
- Tu secuestro
- No temas, somos pacíficos, la agresividad no va con nosotros, tomátelo como unas vacaciones.

De pronto dejé de sentir la calor, mis ojos petrificados miraban la entrada de la cueva esperando que el milagro se produjese, mis dueños deberían de aparecer en cualquier momento, pero a la voz de ya, era cuestión de ¡¡¡ vida o muerte!!!

Pasaban los minutos y no pasaba nada, el insecto anónimo, -lo llamo así porque no sé quien había tras el supuesto disfraz- esperaba refunfuñando palabras que no alcanzaba a comprender y de su compinche... pues bueno...  no sé nada porque tenía prohibido mirar a atrás, así que yo mirada al frente, esperando desesperadamente ver a mi amigo, incluso a Claudia que no fue nuca santo de mi devoción...

- Estaba pensando... como me vais a desatar de la farola, y donde me llevaréis.
- Ese ya no es mi trabajo. Mi trabajo es localización y retención de eso se encarga Muerte Roja.
- ¿Muerte Roja? y quien es una oruga boxeadora o qué...
- Cuando la veas escupir fuego por sus fauces y volar por los cielos dejarás de hablar con tanta sorna amigo...

Dios santo, "fuego por sus fauces y llegará volando" se me escapó entonces un poquito de agüita amarilla.
Volvió la calor, creí que me caía desplomado, esto era el fin, el complot animal creaba su propia Vendetta por todos los caracoles que mordisquee,  todos los hormigueros que destruí, Ay dios un perro con tanto futuro y tantas  ganas de vivir como yo...

Y en ese momento, creí haber rosado con mi hocico el paraíso perruno... Vi la punta de unas deportivas, las reconocí al vuelo, Damían Damian Damiaaaaaaaaan, gracias, me agitaba, saltaba, pinaba las orejas y movía el rabo como si me hubieran dado una corriente eléctrica, daba brincos descontrolados y descontrolado volvió a salir otro poquito de pis.

-Tranquilo, ya estamos aquí.   Me acarició detrás de las orejas.

Crich! escuché a pesar de mi euforia desmedida.

Bueno... un accidente lo tiene cualquiera, el insecto anónimo viajó con nosotros hasta casa en la suela de las deportivas de mi amigo.
En la mañana siguiente descubrí que ya no quedaba a penas rastro de aquel fantasioso animalillo volador, después de una larga  noche de meditación me he dado cuenta que me dejé llevar por el pánico, la calor me tuvo que afectar demasiado y no sé porqué creí en los delirios de un insecto volador con aspiraciones a llevar a cabo actos malvados. Con seguridad aquel humilde tejón pasaba una tarde plácida con su amorosa señora y  era ajeno a todo aquel Tejemaneje,  y de  la tal muerte roja... bueno cualquiera sabe... mas fantasía imposible...
Lo que sí es verdad es que cuando vi a mi fiel amigo Damian descubrí nuevamente, - porque en muy pocas ocasiones estuve tan apurado como en eso momentos en los que creí que  sería mi fin -, que tener a mi lado a mi amigo y compañero de aventuras es como asomarse a una ventana llena de Sol.
Así me va, llevo una buena vida de perro, tengo pocas aspiraciones, de nada me puedo preocupar, y está claro que de Damian nada ni nadie me pueden separar.




~~~~~~~~~~~~~~   ◘   ~~~~~~



Gracias Tejón, por tu generosidad  y simpatía,
 por cederme la foto para que creara  mi historia
que ahora es tuya.




martes, 3 de septiembre de 2013

Apaga y quédate




Que hoy no se apague la luz,
 que quede la ilusión,
que la cabeza pierda la  razón...
Apaga y quédate, 
pondremos el mantel,
 vamos a comernos el amanecer,
 y de postre un maldito sol que me vuelva loca,  
que tú  ya sabes que a mi la luna me sabe siempre a poco.





domingo, 1 de septiembre de 2013

Los Reyes de mi casa


Puedes darles tu amor, 
pero no tus pensamientos, 
ellos tienen los suyos  propios ...
Cambiaron mi vida, mi tiempo,
desde que llegaron mi corazón deambula por donde ellos estén...
Despeinan mi vida.
Desordenan lo  ordenado, ordenando mi desorden...
Puedes querer guiarles,
pero elegirán su propio camino...
El mayor regalo que mi hermano me pudo dar...
Los Reyes de mi casa...


♥  ♥